(El Porvenir). A fin de evitar daño neurológico y afectar la capacidad cognitiva del bebé, las mujeres en estado de gestación deben reducir o evitar el consumo de mariscos, alertó la especialista del Centro Médico Nacional "La Raza" del IMSS, Angélica Díaz Gómez.

 

La experta en nutrición adscrita al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) refirió que durante el embarazo debe preferirse el consumo de pescados como el atún o el salmón, en lugar de mariscos, ya que los mejillones, ostiones, calamar, pulpo y los camarones contienen metilmercurio.

Explicó que el metilmercurio es una sustancia tóxica que puede ser transmitida al bebé por el cordón umbilical y causarle daño neurológico, lo que afectaría su capacidad cognitiva y mental, por lo que su nivel intelectual puede verse disminuido.

Destacó que otros crustáceos y moluscos como hueva de pescado, langosta, abulón, camarón y el caviar tienen un alto contenido de sodio, que si se consumen en gran cantidad ponen en riesgo a la madre.

Eso porque puede aparecer un cuadro de preeclampsia (presión sanguínea elevada) o toxemia (intoxicación que puede derivar en convulsiones y en deterioro de riñones, pulmón, hígado y sistema nervioso).

Indicó que los mariscos en general y el camarón particularmente también tienen un importante contenido de grasas saturadas, las cuales causan problemas de hipercolesterolemia, de tipo renal, cardiaco y a nivel cerebral si se consume en exceso.

Mencionó que los alimentos provenientes del mar tienen alto valor biológico y entre sus propiedades se encuentran las grasas Omega-3, las que contribuyen a que los niños tengan mayor agudeza visual y mejor desarrollo de su retina y sistema nervioso.

Los pescados son los que tienen mayor contenido de estos ácidos grasos, por lo que para aprovechar al máximo sus beneficios se debe preferir el atún, y en medida de las posibilidades económicas el salmón que tiene un mayor aporte.

Fuente: http://www.elporvenir.com.mx