(El Universo). Críticas de las entidades de Guayas y reacciones positivas de los manabitas generó ayer el decreto ejecutivo que un día antes dio a conocer que la Subsecretaría de Recursos Pesqueros será trasladada de Guayaquil a Manta, en 90 días.

 

El director ejecutivo de la Cámara Nacional de Pesquería, Rafael Trujillo, sostiene que entre la gente de pesca del país no habrá ningún tipo de confrontaciones, pese a que “sin darse cuenta y para ser simpático con Manabí, Rafael Correa está dañando la actividad pesquera”.

En Manta, el presidente de la Asociación de Exportadores de Pesca Blanca, Guillermo Morán, espera “que la Subsecretaría tenga capacidad de acción para promover cambios importantes como la creación del Fondo de Desarrollo Pesquero y modernización de la flota”.

En Guayaquil, el Gobierno creará la Dirección Regional de Pesca, que dependerá de la Subsecretaría Nacional.

Decisión que deja contentos a los armadores y exportadores asentados en el puerto manabita, porque “facilitará el trabajo de quienes debían ir a Guayaquil a hacer trámites y obtener permisos”, dice el presidente de la Asociación de Atuneros del Ecuador, Patricio Velásquez.

En el decreto ejecutivo del traslado de la Subsecretaría de Guayaquil a Manta se señala  que, según estadísticas oficiales de los últimos años, las actividades pesqueras se han desarrollado “... principalmente en Manabí, por lo que es necesario que la entidad que regula y controla dicha actividad esté situada en la ciudad de Manta...”.

Velásquez y Morán defienden esa posición gubernamental y coinciden en que cada año unas 200 mil toneladas de atún se desembarcan en el puerto de Manta. La cantidad representa  el 70% de lo que  procesa este país, que es 320 mil toneladas.

Pero la información de la misma Subsecretaría de Recursos Pesqueros y de la Cámara Nacional de Pesquería del 2006 indica que Guayas exporta el 55% de los productos del mar, sin considerar el camarón, e incluso que en atún supera a Manabí, porque el año pasado vendió  $ 146’731.438,20 contra  los  $89’985.493,72  manabitas.

“Las estadísticas las maneja el Banco Central. No estamos manejando nada a nuestra conveniencia, como sí lo hace el Presidente para ganar adeptos”, sostiene Trujillo, para quien “en Manta no todos están contentos y no critican para no pasar como enemigos de Manabí”.

Morán también asevera que 100 de los 132 barcos artesanales descargan sus capturas en Manta para abastecer a doce procesadoras. Pero Gabriela Cruz, dirigente de los artesanales, dice: “Gente de  Guayas y Esmeraldas vende cerca de 20 mil toneladas a los manabitas”.

“Ojalá la Subsecretaría que ahora va a estar en Manta tenga mejor control de las embarcaciones grandes que se hacen pasar como artesanales y solo pagan $ 25 anuales de matrícula, mientras otros barcos pequeños cancelan $ 200”, dice.

En lo que es flota pesquera en el 2006 Guayas obtuvo permisos de pesca para 4.277 barcos; Manabí para 3.787; y el resto del país obtuvo 8.343 licencias.

Esos permisos los gremios de Guayas los podrán tramitar en la Dirección Regional de Pesca con sede en Guayaquil  sin necesidad de ir a la Subsecretaría, cuyo traslado fue criticado  por el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, quien ahora no ha opinado del tema porque se encuentra en Miami.

Fuente: http://www.eluniverso.com