La acuicultura oceánica podría instalarse en las profundidades dentro de dos años, si la legislación autoriza la nueva industria; los involucrados en la industria esperan que la propuesta de ley pase fácilmente por el Parlamento.

 

El representante, Nick J. Rahall, D-W.VA; presidente de la House Natural Resources Committee, recientemente anuncio que el requerimiento de la administración Bush, para introducir la National Offshore Aquaculture Act to Congreso ayudara a establecer esta nueva industria.

La legislación creara una estructura de regulación para la crianza de peces y mariscos en las aguas de USA, desde las 3 hasta las 200 millas.

El principal impulso para expandir la acuicultura proviene del déficit de US$ 8 billones en el comercio de alimentos marinos. Más del 70% de los alimentos marinos consumidos por los estadounidenses es importado. Mundialmente, más de la mitad de la producción de alimentos acuáticos proviene de la acuicultura.

La legislación de la industria offshore generó la oposición de los legisladores de los legisladores federales y estatales de Alaska. La Senadora Lisa Murkowski y la Gobernadora Sarah Palin, solicitaron una prohibición de cinco años sobre la acuicultura oceánica, para realizar más estudios ambientales y económicos. Palin también solicitó la prohibición del cultivo de ciertas especies como mero y bacalao negro, con subsidios para la industria pesquera, con la finalidad de compensar la competencia de las granjas de peces de USA.

“El mundo esta experimentando una revolución acuícola. A pesar de que estemos interesados o no, debemos poner atención para ver que pasa y como podemos anticipar cuales serán nuestros mercados globales en el futuro” dijo Gunnar Knapp, un economista pesquero de la University of Alaska Anchorage Institute of Social and Economic Research.

Fuente: http://www.adn.com