Notables ventajas comparativas sobre el chorito chileno o quilmahue -cuyos cultivos se han expandido en el último tiempo- ha demostrado tener el que hasta hace poco se creía una nueva especie para Chile, el choro araucano, que resultó ser un recurso distinto, el mejillón mediterráneo o gallego.

 

A través de un proyecto Fondef, dirigido por el académico del departamento de Zoología de la Universidad de Concepción, Eduardo Tarifeño, se probó la factibilidad biológica-técnica y económica de desarrollar en Chile el cultivo del Mytilus galloprovincialis (mejillón gallego). La investigación demostró, además, que este mitílido presenta una serie de cualidades que lo sitúan por sobre otras especies del género.

El nuevo recurso crece más rápido que el mytilus chilensis y alcanza la misma talla comercial (5-6 centímetros) entre 4 a 5 meses antes, además muestra mejor rendimiento en carne, sabor y color, todos atributos de gran importancia para la industria conservera. "Es claramente un recurso de mejor calidad para ser cultivado", afirma el doctor Tarifeño.

En el proyecto, concluido recientemente, también se demostró que es factible producir semillas en hatchery. "Esto es importante ?dice- porque no hay bancos naturales localizados y grandes para la captación de semillas en terreno". Tarifeño indica que, si bien su obtención en hatchery es costosa, la rentabilidad es muy buena si el negocio se aborda integradamente; es decir que sea una sola empresa la que concentre la producción de semillas, el cultivo y elaboración de conservas, que es lo que hoy están haciendo los grandes inversionistas.

La producción de semillas en hatchery trae consigo la ventaja de que es posible seleccionar las cepas o familias que presentan las mejores características para el cultivo. Otros impactos del proyecto se relacionan con aspectos taxonómicos. "Los estudios genéticos que hicimos para definir el estatus taxonómico del que llamamos choro araucano entregaron informaciones que dejan medio confuso el estatus del chilensis, que sería un híbrido entre Mytilus edulis y galloprovincialis", señala el investigador.

Este es un tema abierto para la discusión y análisis, acota Tarifeño, quien advierte que la puesta en marcha del cultivo del mejillón dependerá de la autorización de la Subsecretaría de Pesca sobre el nuevo recurso que, dijo, ya ha creado grandes expectativas en el sector. Y eso está sujeto a una definición a la hora de considerar o no al Mytilus galloprovincialis como una especie exótica.