Los investigadores de la James Cook University (JCU) dieron un gran paso para cerrar la brecha en el desarrollo de una herramienta para combatir las enfermedades en crustáceos, que han eludido a los científicos por décadas.

 

Los resultados del estudio presentado por el estudiante de doctorado Ferry Claydon, en “Advances in Crustacean Cell Culture”, pusieron a los científicos a un paso para crear una línea celular de crustáceos.

La línea de células, un permanente sistema de células contenidos en una botella, podría ayudar limpiar los mortales que infectan a los crustáceos y ahorrar a la industria de la acuicultura millones de dólares por pérdidas originadas por las enfermedades.

Actualmente no hay tratamientos disponibles para los virus en crustáceos, así cuando un animal se infecta rápidamente, el virus puede expandirse rápidamente, causando una devastación en la industria.

En el periodo 1987 – 1988 la camaronicultura en Taiwán fue golpeada por un virus, que redujo la producción de 115 000 toneladas a 44 000 toneladas. “Esto genero un 62% de pérdidas causado por un solo agente viral” dijo Kerry Claydon de la Escuela de Veterinaria y Ciencias Biomédicas de la JCU.

“Algo similar se presentó en China en 1993-1994. Su industria sufrió un 58% en pérdidas”. “Si consideras que el 50% de la población tiene como fuente de proteínas a los alimentos acuáticos, la industria no puede incurrir en pérdidas masivas” expreso Claydon.

“Necesitamos desarrollar un sistema mas sensible para estudiar los virus de los crustáceos, así podremos mejorar la forma en que los virus interactúan dentro del ambiente celular y eventualmente trabajar en medidas de prevención para detener la infección en caos ocurran”.

El desarrollo de una línea celular ayudara a los científicos a mejorar su conocimiento de cómo el virus afecta a los crustáceos y el de proveer una herramienta de diagnostico más sensible y fiable, el cual no solo estandarizara el sistema de análisis de las enfermedades, si no que también minimizara la experimentación animal.

La primera línea celular humana fue producida en 1952. La primera línea celular de un invertebrado acuático (crustáceo) fue ensayado en 1986; sin embargo, todos los esfuerzos hasta la fecha, no han tenido éxito.

“Esto no se debe a la falta de investigación. Solo en los últimos siete años, hubo más de 100 informes publicados, pero ninguno ha desarrollado una línea celular permanente” afirmo Claydon.

Claydon dividió su proyecto en tres partes. En las dos primeras partes ella investigó si la dificultad con el desarrollo de una línea celular de crustáceos se debió al ambiente externo en el cual ellos fueron cultivados.

Durante este tiempo, ella desarrollo un medio de cultivo más especializado, que incrementa la longevidad de las células en cultivo.

El gran paso del proyecto se dio en la tercera etapa, cuando Claydon exitosamente “transfirió” (introdujo AND externo) células tomadas del cangrejo de río de pinza roja australiano (Cherax quadricarinatus) con genes del cáncer humano.

Este importante avance permitió a los investigadores, la producción de células “inmortales” (células tumorosas), el cual puede ser capaz de replicarse indefinidamente y así formar la primera línea celular permanente de crustáceos.
Más información: Kerry Claydon (07) 4781 4488 o 0405 448 940  

Fuente: http://media.jcu.edu.au