Estrategia, Chile.

César Barros, presidente de SalmonChile, dejó en claro que los anuncios de despidos efectuados por la entidad no fueron lanzados a modo de presión hacia los parlamentarios, quienes discutirán en marzo próximo en Comisión Mixta la aprobación de la Ley de Pesca y Acuicultura.

—¿Tomaron la mejor decisión al anunciar los 5.000 despidos en la industria poco antes de la discusión de la Ley de Pesca y Acuicultura?
—Quiero aclarar que el salmón coho produce un empleo en la industria, de carácter temporal, de alrededor de 5.000 personas, que una vez terminada la época de cosecha se van de las respectivas empresas. Esto pasa todos los años, haya virus ISA o no lo haya, por lo que no veo la complicación del asunto. No es un tema de despidos masivos a personas que tenían un contrato permanente, así que no entiendo la dificultad de cierta gente.

—¿Fue una medida de presión?
—No, jamás usaríamos eso como una medida de presión, es falso absolutamente. No es nuestro interés hacerlo, de hecho, la aprobación de la ley es un tema entre el Parlamento y el Ejecutivo. Y que yo sepa, nosotros no somos ni el Ejecutivo ni el Legislativo, más bien, somos víctimas del atraso. Lo único que queremos en la industria del salmón es volver rápido a producir y hacer funcionar todo al alza.

—¿No es algo alarmista la cifra?
—A lo mejor, ojalá que sean mucho menos personas que las estimadas. Pero todas estas cosas las podemos conversar y aclarar con buena voluntad, para aquietar las aguas entre nosotros y quienes discutirán en dar el visto bueno a esta ley que tanto necesitamos en marzo próximo, con el fin de no entrampar el asunto.

—¿Qué pasará si se rechaza la ley ?
—Lamentablemente, va a demorar más en recuperarse nuestro mercado, si es que pasa eso. Por cada vez que se atrase la ley, nos va a significar retardar la aplicación de las nuevas normas sanitarias y las medidas que hemos planificado este tiempo para hacer andar un sistema más seguro y sano, sin los sobresaltos que han sucedido hasta ahora. Si sucede esto, evaluaremos las acciones que seguiremos, pero en el momento.

—¿No harán un llamado a los parlamentarios y al gobierno?
—No, nosotros no presionaremos a los parlamentarios. Esto es algo que el gobierno debe verlo con ellos, ya que la Presidenta Michelle Bachelet se comprometió a zanjarlo en su período.

—¿Cuáles son sus expectativas, entonces?
—A nosotros nos gustaría que se aprobara lo antes posible, ahora, cómo se las arreglen los parlamentarios y el gobierno, esa es otra cosa. En todo caso, no somos parte de ese diálogo, que esperamos sea fructífero para la industria. De otra forma, no sé cuál es el sentido de seguir tramitando esto.