La Nueva España, España.

João Coimbra (Angola, 1943) dirige el Centro Interdisciplinar de Investigación Marina y Ambiental (Cimar) de la Universidad de Oporto, que con el Centro de Ciencias del Mar, del Algarve, forman los dos laboratorios asociados de la Fundación Portuguesa de Ciencia y Tecnología, que lidera la investigación marina en el país luso. Desde hace varios años la Universidad de Oporto y la de Oviedo colaboran en el proyecto de Universidad Itinerante del Mar, para el profesor Coimbra, un moderno modo de revivir las gestas de portugueses y españoles con tecnología del siglo XXI.

-Nació en Angola, se formó en Coimbra, Oporto y Niza, parecía predestinado a los asuntos marítimos...

-Parece que sí. El Cimar, con centros de investigación en las universidades de Oporto y Algarve, se creó en marzo de 2002. El centro estudia los ecosistemas marinos desde diferentes aspectos. Uno de ellos se centra en valorar el impacto de las actividades humanas en la costa. El principal objetivo es lograr aplicaciones prácticas. También ofrecemos formación de posgrado a 500 estudiantes.

-Las universidades de Oporto y Oviedo mantienen un convenio de colaboración en el proyecto de Universidad Itinerante del Mar. ¿Para que sirve?

-El Centro de Cooperación y Desarrollo Territorial de la Universidad de Oviedo (Ce-Codet) es fundador y operador de la Universidad Itinerante del Mar (UIM) junto con la Universidad de Oporto. El proyecto liga un componente científico al conocimiento de la vida en el mar. Los estudiantes se embarcan en una travesía. El mar es un puente que une civilizaciones. Que le voy a decir de las gestas de los marinos españoles y portugueses. El año pasado el taller, titulado «El Atlántico, una frontera abierta», se impartió a bordo del barco «Cervantes Saavedra», en un recorrido que fue de Avilés a Cádiz, con recalada en Marín, Oporto, Lisboa, Portimão y Cádiz.

-Su colega, el investigador gallego Uxio Labarta dice que el mar es la gran despensa de la humanidad. ¿Está de acuerdo?

-No va descaminado. Existen varias posibilidades. En Asturias podrá desarrollarse en el futuro acuicultura ligada a las energías renovables. Todos estos proyectos tienen que ir unidos a estudios rigurosos de impacto ambiental.

-¿Cómo pueden compaginarse dos cosas tan distintas como el engorde de pescado y la generación de energía?

-En Portugal tenemos proyectos, utilizando plataformas de metal asociadas a los generadores de energía. No es tan complicado.

-¿Se refiere al mar en general?

-En particular hablo del Cantábrico y del Atlántico. Son mares muy diferentes de los del norte de Europa. Tienen abismos que aún están sin explorar. Sabemos muy poco sobre lo que hay abajo.

-El engorde artificial de peces no es tan sencillo en las escarpadas costas asturianas, eso es lo que dicen los expertos

-Hay otro problema. Es la propia alimentación de los peces. Hasta ahora se han empleado proteínas animales en la alimentación. Ahora están prohibidas para evitar que ocurra algo semejante a lo que pasó con las «vacas locas». En estos momentos no pueden correrse riesgos en materia alimentaria.

-¿Qué especies se incorporarán a la cría en granjas en el futuro inmediato?

-Entre las nuevas especies que pueden desarrollarse se encuentra el lenguado. No hay todavía mucha experiencia. Los principales problemas de su cultivo están relacionados con la nutrición y la pigmentación. Las anomalías de pigmentación ocurren en el lado ocular de los peces planos.

-Usted visita Asturias con frecuencia, ¿qué problemas detecta en las costas del Principado?

-Algo que nos preocupa a todos es la degradación de los ecosistemas. La erosión es uno de los grandes problemas. En realidad, tenemos muy poca información sobre los movimientos de las corrientes de agua. En Oporto estamos desarrollando un programa de motorización de aguas costeras para conseguir más información. Otra de las razones que explican el desgaste de la costa son las alteraciones climáticas. Algunas pueden prevenirse, afectan a la fauna y a la flora

-Las costas portuguesas son ideales para experimentar, ¿cómo les va con la energía undimotriz?

-Con la energía de las olas se ha experimentado, pero surgen problemas inesperados que debemos resolver. El mar es un gran desconocido.

-Sorprende oír eso, cuando el hombre explora el espacio...

-Sí, pero lo cierto es que sabemos muy poco sobre lo que pasa en el mar. Por ejemplo, en cuanto a fenómenos meteorológicos. Nos falta una información más local. Ahora toda la investigación se orienta a conservar y preservar los recursos.

-La flota de cerco asturiana se dispone a pescar anchoa en el golfo de Vizcaya, como hace un siglo..., poco han cambiado las cosas.

-La Universidad debe colaborar más con las empresas. Cada vez más, debe estar en el círculo de la creación de riqueza, aportar más valor añadido a los productos. La pesca siempre tendrá un papel importante en Asturias, pero el volumen de pescado no va a aumentar.

-¿Qué propone?

-Es necesario limitar la explotación excesiva de los caladeros.