Por: Pedro Trillo.*
Océano Internacional 

El mar peruano es un mar muy diverso. En él se encuentra el extremo sur de una gran área de alta diversidad tropical y otra menos diversa, asociada a la Corriente Peruana de aguas frías,  siendo la zona de Paita-Sechura, el área de traslape. También el mar peruano es el más variable del mundo, siendo los eventos El Niño y La Niña los factores de mayor relevancia que alteran temporalmente, la dinámica del ecosistema.

Estas son grandes características que marcan la vida de las especies que habitan en él, entre ellas el Jurel. Esta apreciada especie se destina, por Ley, exclusivamente para el consumo humano directo, esto es, para satisfacer la demanda por proteínas de la población. En el año 2004 el Jurel representó el 74% de las proteínas de origen marino que se consumieron en el Perú, se constituye así, en una especie crítica para la seguridad alimentaria de la población más vulnerable.

Pero el jurel no solo existe en el Perú, también vive frente a Chile, e incluso frente a Nueva Zelanda y Australia, a lo largo de una gran franja geográfica del océano Pacífico ubicada entre las latitudes 35°S y 45°S. La creciente preocupación mundial respecto al estado de los recursos pesqueros, y en nuestra región, respecto del estado de la población del jurel, ha conducido que se conforme una organización regional para la ordenación de la pesca de los recursos vivos que habitan la altamar en el Pacífico Sur (OROP Pacífico Sur), en concordancia con distintos instrumentos internacionales promovidos por las Naciones Unidas.

Esta organización (la OROP) que ha entrado en vigencia oficial desde el mes de agosto y en cuya creación el Perú ha participado, ha sido un foro de arduos debates tanto científicos como políticos, sobre el real estado del Jurel en toda el área del Pacífico sur. El fondo de las discusiones ha sido si todo el Jurel que habita en los distintos espacios del Pacífico Sur, constituye una sola población, o si existen distintas sub-poblaciones o stocks, adaptados a las condiciones locales. De esta definición depende el tipo de manejo pesquero a realizar.

Los estudios que ahora presenta el IMARPE a la reunión del Grupo Científico de la OROP, señalan que el stock peruano de Jurel es una subpoblación adaptada a las condiciones de variabilidad y productividad que son característicos de nuestro mar, y distinto al Jurel que vive frente a Chile. Estos resultados, publicados en cuatro documentos técnicos, se han difundido en la página web de la OROP (SPRFMO por sus siglas en inglés), previamente a la realización de la 11va Reunión del Grupo Científico de esa organización que se desarrollará en Lima entre el 15 y 19 de octubre del presente, en la sede de la Cancillería. Ese grupo de trabajo, discutirá la actual situación del Jurel, para lo cual, debe definir antes la cuestión básica de si es una sola población o son varias subpoblaciones.

Las conclusiones de los documentos científicos peruanos, manifiestan que la abundancia del stock  peruano de Jurel está condicionada por la alta variabilidad climática característica del mar peruano, y que la pesca no es el factor principal de la menor presencia de Jurel observada desde mediados de los años 90, situación muy distinta a lo que ha ocurrido en Chile. Revelan además que las tasas de captura han sido bastante prudentes, en relación a las abundancias existentes, y que esta especie realiza su ciclo de vida entre el mar peruano que se extiende hasta las 200 millas y la altamar adyacente, por eso es una especie transzonal, respaldando así la posición que el Perú siempre ha sostenido en el seno de la OROP, que el Jurel que pesca es esencialmente peruano.

Datos de contacto:
Pedro Trillo
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.