Por: Milthon B. Lujan Monja.
Estamos ante un escenario nada alentador. Tenemos el pronostico de la presencia de un evento El Niño para fin de año; el incremento de los precios de los alimentos (soja, trigo, etc) como consecuencia de las sequías en los principales países productores; y la continuidad de la crisis económica mundial, principalmente en Europa.  Esto va a definir el comportamiento de los mercados de materias primas y de consumo para los próximos meses.

En lo que va el 2012, las capturas de la pesca industrial en Perú y Chile han disminuido, inclusive la cuota “social” otorgada por el Ministerio de la Producción de Perú no ha hecho mas que generar mayores preocupaciones. Esto va a impactar directamente en los precios de la harina y aceite de pescado y por ende en las dietas acuícolas.

Tradicionalmente el incremento de los costos de producción se traslada a los consumidores finales en los principales mercados; sin embargo, en las actuales condiciones económicas mundiales, esta práctica no será la mas adecuada debido a que los consumidores en los mercados tradicionales (UE y EEUU) están basando sus decisiones de compra principalmente en los precios. En este sentido, el productor acuícola va a tener que definir nuevas estrategias innovadoras en sus practicas acuícolas.

Técnicas de fertilización (donde sean aplicables) en los estanques de cultivo, optimizar el uso de las dietas, entre otros, son prácticas que deben evaluar los productores acuícolas con la finalidad de obtener una mayor rentabilidad y por lo tanto puedan supera el temporal.