Por: Pedro Trillo*
Como Saturno, la OROP_PS devora a sus propios hijos. Perú, Ecuador y Chile, países ribereños que representan más del 90% de desembarques en el área de la OROP del Pacífico Sur, se ven sometidos a países de entidad inexistente como Islas Cook o Vanuatu y otros que por haber dejado exhausto el caladero de Altamar han perdido el interés económico en pescar allí, como China y la Unión Europea, y ahora tratan de dictar e imponer condiciones a los países ribereños en sus mares jurisdiccionales.

A esta hora se deciden dos temas de importancia en Auckland, Nueva Zelanda, que por la diferencia horaria, mientras estamos jueves en esta parte del hemisferio, allí ya es viernes 31 de enero.

El primero es la cuota global de 300,000 TM en las que se han alineado la UE y el resto de países sin actividad pesquera de relevancia en el área, y la propuesta de Chile de 400,000 TM que en esta oportunidad no tiene adeptos. Al único país que afectará las medidas es a Chile ya que este ha sometido la soberanía marítima en el uso de sus recursos pesqueros transzonales a la OROP_PS. Chile se encuentra en una situación predecible, perdido en su propio laberinto, sin atinar a retirar su ZEE del dominio de la Convención, ya que sería contradictorio, visto como oportunista y poco serio el hacerlo.

El Ecuador y Perú le han dicho a la OROP_PS, que pueden decidir lo que quieran sobre el stock de Altamar pero no aceptarán ninguna imposición dentro de sus aguas jurisdiccionales, léase 200 millas marinas.

En segundo lugar China se ha obstinado en que el reparto de los gastos de la Convención sea proporcional a la pesca del jurel no solo en Altamar sino también se incluya la captura de las aguas jurisdiccionales de los países ribereños. Si Chile, Ecuador y Perú aceptan esta posición, no es sólo dinero lo que está en juego, sino que es una forma habilidosa y subrepticia de parte de China de someter al dominio de la OROP_PS los más ricos caladeros del mundo que se encuentran en Perú, Ecuador y Chile. Veremos cómo termina esta negociación, pero en mi opinión la postura de China tiene que ser rechazada con energía.

Chile se lamenta ahora de haber creado la OROP_PS, la lección que nos deja es que Ecuador, Perú y Chile, tienen que ponerse de acuerdo para dirigirla y constituir un frente que la devuelva a sus orígenes, de donde nunca debió escapar, la administración de los recursos de Altamar.

Se tiene que revisar el principio precautorio a la luz del avance del conocimiento científico que viene del trabajo visionario de Francois Gerlotto, Arnaud Bertrand y Mariano Gutierrez, de donde se desprende que aplicar el principio precautorio para el Jurel en el Pacífico Sur implica un manejo diferenciado.

El principio de "compatibilidad de medidas"  es muy distinto para especies transmigratorias donde la compatibilidad es de  Altamar hacia las aguas jurisdiccionales, del de las especies transzonales, donde la compatibilidad va desde los países ribereños hacia la Altamar. Es la OROP_PS la que tiene compatibilizar con los países ribereños las medidas de protección y no al revés como interesadamente se nos quiere imponer.

*Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.