Por: Carmen Chimbor Mejía.
Chimbote, Perú.- Ayer culminó una nueva edición de la Feria Mistura 2013, el evento gastronómico más importante del Perú. En esta edición, a través de un Acuario, la feria buscaba destacar la riqueza en recursos hidrobiológicos del país, pero sobretodo crear conciencia en su conservación.

El Perú es uno de los países reconocidos en todo el mundo por su biodiversidad, y esto es uno de los pilares que sustenta el crecimiento de la industria gastronómica peruana; sin embargo, este crecimiento puede verse amenazado si no se promueve una adecuada gestión de la biodiversidad, particularmente de los recursos hidrobiológicos.

Aun cuando el Instituto del Mar del Perú (IMARPE) y el Ministerio de la Producción vienen implementando una serie de campañas para promover el respeto por las vedas y las tallas mínimas de los recursos que se capturan; es importante destacar que mientras que la demanda (por el consumo humano directo y la industria gastronómica) siga en aumento y la disponibilidad de los recursos hidrobiológicos (volúmenes máximos de captura), en el mejor de los casos, siga siendo la misma, la presión proveniente de mayores precios, impulsará practicas pesqueras no sustentables. Sólo vasta con visitar algunos mercados pesqueros para conocer la lamentable realidad y ver que no se respetan las tallas mínimas.

Es importante promover la conservación y adecuada gestión de los recursos hidrobiológicos; no obstante, también debemos entender que las poblaciones naturales de los peces, moluscos o crustáceos, tienen una capacidad de producción limitada. En este sentido, se debe optar por promover alternativas productivas con mayor potencial en los recursos hídricos y zonas costeras, como la acuicultura.

La acuicultura tiene la capacidad de proveer recursos hidrobiológicos de forma sustentable, e inclusive programada. Esta es la actividad de producción de alimentos de más rápido crecimiento en el mundo; lamentablemente, hasta ahora, en el Perú, no se le ha dado la debida importancia. La acuicultura debe estar incluida en los planes de desarrollo regional y nacional; debe destacarse su importancia estratégica en la provisión de alimentos, en la generación de empleo en zonas rurales y costeras, pero sobretodo en la generación de divisas por las exportaciones.

El Perú tiene un gran potencial para el desarrollo de la acuicultura; no obstante, si no se implementan programas de I+D+i en las universidades y centros de investigación, si no se promueven las inversiones publicas y privadas en el sector, pero sobretodo, si no hay adecuada promoción comercial de los productos acuícolas, la alimentación, la generación de empleo, pero sobretodo nuestro plato de bandera, el ceviche, no tienen futuro.