Por: Milthon B. Lujan Monja*
En los últimos dos años el cultivo de camarón marino (langostino) se viene intensificando en los países productores que no han sido afectados por el Síndrome de la Mortalidad Temprana (EMS), con la finalidad de satisfacer la demanda, pero sobre todo para aprovechar el escenario de precios altos. Más allá de esta coyuntura, es interesante apreciar el incremento de la competencia en el mercado de las dietas del camarón marino, similar a lo que se viene dando con otras especies acuícolas.

Mediante el uso de las nuevas tecnológicas emergentes, la nutrición acuícola ha mostrado avances importantes durante los últimos años, ya no sólo hablamos, que una dieta debe responder a las necesidades nutricionales del organismos, sino también a las necesidades fisiológicas de los organismos dependiendo de su estadio. Ya no se habla sólo de proteínas, carbohidratos, lípidos, sino también de ácidos grasos, aminoácidos, micronutrientes, etc.

Durante la última edición de la Feria AquaExpo, realizado en Guayaquil (Ecuador), se pudo apreciar la variopinta oferta de dietas y suplementos para el camarón, que va desde probióticos hasta los nucleótidos. Sin duda el mercado de la alimentación del camarón marino se esta volviendo más competitivo, pero sobretodo, debemos resaltar el nivel de innovación entre los diferentes proveedores.

¿Cuál dieta es la mejor? Esta respuesta la debe dar el mismo productor de acuerdo con su experiencia, sistema de cultivo, pero sobretodo en base a la productividad y rentabilidad que obtenga en sus cultivos.

*Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.