Roma, Italia.-  FAO acaba de publicar el informe técnico: “Social and economic dimensions of carrageenan seaweed farming”, el mismo que está orientado a evaluar los impactos socio-económicos del cultivo de macroalgas en seis países. El documento identifica los desafíos que enfrentan los diferentes países en el desarrollo de sus industrias de cultivo de macroalgas.

Los carragenanos son un gel extraído de las macroalgas rojas; el mismo que puede ser usados como emulsificador, aglutinante, o para la suspensión y estabilización en un amplio rango de productos para las industrias de procesamiento de alimentos, farmacéutica y cosmética. Por más de tres décadas la producción de carragenano estuvo restringida a la disponibilidad de las poblaciones naturales de Chondrus crispus de Canadá, Irlanda, Portugal, España y Francia, y de Gigartina de Sudamérica y el sur de Europa. Sin embargo, debido a que la demanda por el producto estaba en aumento y a que las poblaciones silvestres no eran capaces de sostener esta demanda, se buscó diversificar las fuentes de macroalgas, identificándose a la macroalga Euchema, nativa de Filipinas, en donde el cultivo de está especie viene realizándose con éxito.

El cultivo de macroalgas para la producción de carragenanos se basa principalmente en las especies Kappaphycus y Eucheuma que se vienen cultivando de forma significativa en Filipinas e Indonesia. Gracias a los atributos de las especies como técnicas de cultivo relativamente simples, bajos requerimientos de capital e insumos, y ciclos cortos de producción, el cultivo de macroalgas para la producción de carragenanos se ha vuelto favorable como fuente de sustento para los pequeños productores o pescadores, y en general beneficia de forma sustancias a las comunidades costeras marginadas en los países en desarrollo.

El objetivo del informe es proveer una evaluación detallada y balanceada de los impactos socio-económicos del cultivo de macroalgas productoras de carragenanos. El informe incluye seis casos de estudio en: India, Indonesia, México, Filipinas, Islas Salomón y la República Unidad de Tanzania.

Asimismo para comparar las experiencias en el cultivo de macroalgas para la producción de carragenanos en diferentes países, el informe incluye una síntesis global basado en los casos de estudio y literatura existente.

De acuerdo como detalla el informe, el cultivo de macroalgas para la producción de carragenanos necesita superar varias barreras y desafíos como las inclementes condiciones climáticas, los brotes de enfermedades, condiciones inciertas y fluctuantes del mercado, bajos ingresos de los productores en algunos países, y los peligros de salud ocupacional.

El informe presenta información sobre la performance técnica y económica de los productores de macroalgas para la producción de carragenanos, los mismos que son sistemáticamente evaluados y comparados. Además los autores discuten sobre los impactos positivos y negativos del cultivo de las macroalgas.

Referencia:
Valderrama, D., Cai, J., Hishamunda, N. & Ridler, N., eds. 2013. Social and economic dimensions of carrageenan seaweed farming. Fisheries and Aquaculture Technical Paper No. 580. Rome, FAO. 204 pp.