EEUU.- Los animales incorporan varios métodos para detectar a la presa, pero para le bagre marino japonés, Plotosus japonicus, esto es especialmente importante debido a las aguas oscuras donde reside. John Caprio, George C. Kent, profesor de Ciencias Biológicas en Lousiana State University (LSU), y sus colegas de la Kagoshima University en Japón, han identificado que estos peces están equipados con sensores que pueden localizar la presa mediante la detección de ligeros cambios en el nivel de pH del agua.

El artículo “Marine teleost locates live prey through pH sensing,” detalla el trabajo de Caprio y sus colegas, acaba de ser publicado en la revista Science. Este es el primer informe de un pez usando el pH para encontrar la presa viva.

El estudio se inicio en 1984, cuando Caprio inició una investigación colaborativa en la Kagoshima University examinando la fisiología del sistema del gusto del bagre marino japones. Mientras se realizaba los registros eléctricos de las barbas (bigotes) de los peces, el científico se dio cuenta de que en vez en cuando algunas nuevas fibras nerviosas sensoriales podrían responder a un mayor amplitud que los demás.

“Inmediatamente supe que había algo diferente acerca de aquellos nervios, pero yo estaba trabajando en un proyecto diferentes financiado por la National Science Foundation y tuve que dejar de lado mis curiosidades” dijo Caprio.

“Sospeché que la respuesta se debió a un cambio de pH causado por algunos de los estímulos probados” indicó Caprio. “Era obvio que no había fibras nerviosas sensoriales en estos peces que estaban respondiendo a la transitoria disminución del pH del agua de mar; sin embargo, lo que yo no sabía era qué función desempeño esta respuesta”.

Para los experimentos fisiológicos, los peces fueron equipados con electrodos que permitían la grabación de las respuestas de los peces a la variación del pH del agua. Fue durante este tiempo, que ellos determinaron la función de la sensibilidad de las barbas de los peces a cambios pequeños en el pH del agua debido a la respiración de pequeños gusanos de mar, poliquetos, que son las principales presas del bagre de mar.

Los gusanos de mar viven en tubos o madrigueras en el barro. Como los gusanos respiran, ellos liberan pequeñas cantidades de dióxido de carbono y ácido, produciendo una ligera disminución en el pH del agua de mar que el bagre de mar detecta.

Para los experimentos de comportamiento, los científicos ubicaron los peces en acuarios llenos de agua de mar, junto con los gusanos de mar, que se colocaron en tubos de vidrio dentro del sustrato de coral del acuario. Los investigadores confirmaron que los bagres fueron atraídos a una ubicación en el acuario, donde el agua de mar tiene un pH ligeramente inferior.

Referencia:
Caprio J., Mami Shimohara, Takayuki Marui, Shuitsu Harada, Sadao Kiyohara. Marine teleost locates live prey through pH sensing. Science 6 June 2014: Vol. 344 no. 6188 pp. 1154-1156. DOI: 10.1126/science.1252697
http://www.sciencemag.org/content/344/6188/1154