México.- Hace más de 20 años se descubrió que una serie de genes que codifican para proteínas fluorescentes son la causa por las que algunas medusas producen destellos verdes. Desde entonces su uso se ha expandido notablemente entre los científicos, no sólo para crear otros organismos fluorescentes, transfiriendo el gen de un organismo a otro, sino para estudiar diversos procesos biológicos.

El mexicano Enrique Balleza es uno de los más interesados en este tema, y desde el Departamento de Biología Molecular y Celular de la Universidad de Harvard realiza su investigación postdoctoral para caracterizar el tiempo de activación de múltiples proteínas fluorescentes aisladas, con ingeniería genética, de la medusa.

Lo anterior debido a que estas proteínas requieren de cierto tiempo para su activación. Es decir, las proteínas no fluorescen inmediatamente después de su producción y requieren, muchas de ellas, varias decenas de minutos antes de emitir luz.

El hecho de que las proteínas fluorescentes de la medusa no requieran de factores adicionales para fluorescer es lo que las vuelve herramientas tan valiosas en el estudio de procesos celulares y moleculares.

“Por ejemplo, si queremos conocer en qué parte de la célula se ubica cierta proteína, podemos marcarla pegándole una proteína fluorescente”, comenta el doctor Balleza, quien es miembro de la Red de Talentos de Mexicanos en el Exterior Capítulo Boston.

“Mis medidas muestran que algunas de las proteínas fluorescentes que utilizamos se activan en sólo algunos minutos. Con estas proteínas de ultra rápida maduración podemos estudiar fenómenos que antes no se podían debido al lento proceso de activación de las proteínas antes usadas”, señala el doctor, quien realizó su doctorado en el Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM.

Este avance permite adentrarse en nuevas fronteras de la biología molecular y celular, al comprender la relación dinámica entre los genes de un organismo en procesos celulares rápidos a partir del uso de proteínas fluorescentes de rápida maduración, con lo que ayudará a comprender mejor las interacciones genéticas dentro de las células.

Otra aplicación de estos elementos es conocer en qué momento distintas proteínas son producidas y utilizadas por los organismos. En general, los genes no producen proteína todo el tiempo ya que su actividad temporal está regulada por factores externos o internos a la célula. Así, al pegarle al gen cuya dinámica se quiere conocer un gen que codifique para una proteína fluorescente, es posible identificar el momento exacto en el que se activa y transcribe dentro de la célula.

Fuente: Agencia ID