EEUU.- Científicos de la University of Maryland han demostrado que algunos tipos de microalgas de agua dulce también pueden detectar el gas de etileno, la misma hormona estresante de las plantas superiores, y puede usar estas señales para adaptarse a las condiciones ambientales cambiantes.

El estudio, publicado en la nueva revista Nature Plants, documenta la vía de señales de etileno en carofitas, una línea de microalgas verdes que están relativamente cerca a las plantas terrestres. Los resultados sugieren que los genes y la maquinaria celular responsable para la vía del etileno ha permanecido relativamente intacta por más de 450 millones de años.

El descubrimiento tiene el potencial de transformar nuestro conocimiento sobre la evolución de las plantas y las vías en las cuales las plantas reaccionan al estrés ambiental.

Los científicos estudiaron cinco diferentes tipos de carofitas para obtener datos genéticos y moleculares, y encontró rastros de la vía del etileno en todos ellos. Ellos encontraron que el etileno causa que las células de Spirogyra se vuelvan más grandes, dos veces su longitud normal, si son expuesto al gas.

Referencia:
Chuanli Ju, Bram Van de Poel, Endymion D. Cooper, James Thierer, Theodore R. Gibbons, Charles F. Delwiche and Caren Chang. 2015. Conservation of Ethylene as a Plant Hormone over 450 Million Years of Evolution.  Nature Plants. Nature Plants 1, Article number: 14004 (2015) doi:10.1038/nplants.2014.4
http://www.nature.com/articles/nplants20144