China.- Un equipo internacional de investigadores, liderados por el Institute of Oceanology of Chinese Academy of Sciences y BGI, han completado la secuencia, ensamblaje y análisis del genoma de la ostra del Pacifico (Crassostrea gigas), el primer molusco en ser secuenciado, lo que podría ayudar a mejorar nuestro conocimiento de los moluscos.

El estudio publicado online en la revista Nature revela las adaptaciones únicas de las ostras para un ambiente altamente estresable y los mecanismos complejos de la formación de las conchas.

“El logro es un importante avance en la investigación malacológica internacional, con un gran avance en los campos de la conchologia y biología marina” dijo el prof. Fusui Zhang, académico de la Chinese Academy of Sciences. “El estudio proveerá recursos valiosos para estudiar la biología y mejora genética de los moluscos y otras especies marinas”.

Las otras son invertebrados con un cuerpo suave dentro de una concha doble, que constituye una parte esencial de muchos ecosistemas acuáticos. Tienen una distribución mundial y por muchos años tuvieron la producción anual más alta que otros organismos de agua dulce o marina. Además de su importancia económica y ecológica, las características biológicas únicas de la ostras la convierten un modelo importante para estudiar las adaptaciones marinas.

La completa secuenciación del genoma de ostras proveerá un nuevo horizonte para entender los mecanismos naturales como las adaptaciones a ambientes estresantes y la formación de conchas, mejorar la exploración de los recursos genéticos marinos, entre otros.

En este estudio, los investigadores secuenciaron y ensamblaron el genoma de la ostra del Pacifico usando una combinación de lecturas cortas y una estrategia de “divides-vencerás”. Este es un nuevo enfoque desarrollado por BGI, que puede ser usado para estudiar los genomas con un alto nivel de heterocigosidad y secuencias repetitivas. Después del proceso de los datos, el tamaño de la ostra es de cerca de 559 Mb, con un aproximado de 28 000  genes.

Basándose en los resultados del análisis genómico y transcriptomico, los investigadores han descubierto un grupo amplio de genes que permite a las ostras adaptarse y hacer frente con ambientes estresantes, como variación de temperatura y cambios en la salinidad, exposición al aire y metales pesados.

Contacto:
Yabing Zhu
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Referencia:
Zhang et al. 2012. The oyster genome reveals stress adaptation and complexity of shell formation. Nature. doi:10.1038/nature11413