Noruega.- El salmón puede jugar un rol importante en incrementar la cantidad de ácidos grasos omega-3 saludables que necesitamos mediante la conversión de ácidos grasos omega-3 de cadena corta de los vegetales a los ácidos omega-3 de cadena larga marinos que deseamos.

“Este es el gen del salmón que determina cuanto de esto se puede convertir en ácidos grasos, y nosotros usamos este conocimiento para criar salmones que produzcan más omega-3” dijo la científica Gerd Marit Berge.

Ella viene gestionando un proyecto del Research Council of Norway que estudia como los antecedentes genéticos y las diferentes dietas influyen la capacidad del salmón para convertir ácidos grasos omega-3 de cadena corta a ácidos grasos omega-3 de cadena larga. Este es un proyecto interdisciplinario que incluye a científicos de reproducción y nutrición.

“El hecho de que podamos ver diferencias en los genes del salmón que son buenos y menos buenos para convertir los ácidos grasos en un buen indicio de que la capacidad de producir omega-3 largos es hereditarios” dijo Berge.

Como el salmón convierte los omega-3

Algunos salmones son mucho mejores para producir esta grasa saludable, debido a que sus genes son más activos y producen enzimas que convierten los ácidos grados omega-3 de cadena corta halladas en los aceites vegetales a omega-3 de cadena larga que sólo pueden encontrarse en los organismos marinos.

Existe un limitado acceso al aceite de pescado que puede ser usado en las dietas, así que se viene incrementando el uso de más aceite vegetal en las dietas del salmón. El aceite de pescado es de lejos la mejor fuente de omega-3. Menos aceite de pescado en las dietas hace que los filetes de salmón contengan menos omega-3.

“Concentrándonos en que el salmón es bueno para convertir ácidos grasos omega-3 cortos a largos nos permitirá tener peces más saludables y contribuir a una mejor utilización de los limitados recursos de omega-3” dijo una de las científicas del proyecto Bente Ruyter.

El salmón se ha adaptado al medio ambiente

La razón de que el salmón tenga una inherentes capacidad de producir omega-3 de cadenas largas no es que nos de un alimento saludable. Con toda probabilidad se trata de una característica del salmón debido a que vive en agua dulce durante sus primeras etapas de vida, y en agua dulce el salmón tiene que producir sus propios ácidos grasos omega-3 debido a que no tienen acceso a estos. Los ácidos grasos se encuentran principalmente en los organismos marinos. En el ambiente marino, el salmón tiene un amplio acceso a estos ácidos grasos y por lo tanto no tiene que hacer esta conversión.

Genes determinan la producción omega-3

Con la finalidad de determinar como los genes inician la producción de enzimas que son necesarias para convertir los ácidos grasos omega-3 de cadena corta en ácidos grasos omega-3 de cadena larga, los científicos de Nofima han evaluado cientos de familias de la empresa SalmoBreed. Una familia comprende de hermanos que son la descendencia de un salmón macho y una salmón hembra específicos.

Los científicos encontraron grandes diferencias entre las mejores y peores familias de salmón. Encontrar estas diferencias forma la base para iniciar un programa de reproducción. En la reproducción, los científicos sistemáticamente seleccionan a las familias que son mejores para la característica que se desea mejorar.

“Ahora hemos llegado muy lejos en el proyecto que tanto los salmones que fueron los peores en la conversión de ácidos grasos omega 3 y los que fueron los mejores tienen descendencia. Ahora vamos a evaluar los hermanos para ver si su capacidad para producir más ácidos grasos omega-3 es trasladada a la próxima generación” dijo Anna Sonesson, científica de Nofima.

¿La capacidad de convertir los omega-3 es un meta de crianza?

El gerente de Genética y I+D de SalmoBreed, Håvard Bakke, cree que aun es pronto para determinar si la capacidad de convertir los ácidos grasos omega-3 sea un objetivo para un programa de reproducción de salmón. Bakke indica que aun es incierto si abra alguna diferencia en la práctica si las empresas de crianza incluyan la síntesis de omega-3 como objetivo de un programa de reproducción de salmón.

“Estamos ansiosos de probar la descendencia de los peces que hemos evaluado. Cuando conozcamos su capacidad de producir omega-3, conoceremos lo mucho que podemos lograr a través de la selección. Si podemos alcanzar algo significativo a través de la reproducción será importante debido a que los aceites marinos son el cuello de botella” dijo Bakke.

Si las empresas de crianza encuentran adecuado que esto es apropiado y empiezan a reproducir esta característica en el salmón de una manera determinada, la dieta del salmón puede contener menos omega-3 sin reducir el contenido de en el filete, precisamente debido a que este salmón tiene mejor capacidad de conversión. Dicha optimización de los recursos en la dieta será más sostenibles y tendrá más beneficios económicos.

Contacto:
Gerd Marit Berge
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Phone: +47 934 17 481