Japón.- La salud y la supervivencia del coral depende de la interacción entre el coral huésped, una alga fotosintética simbionte, y una comunidad asociada de microorganismos. Por lo tanto, construir un base de datos genética de toda la comunidad del coral, o también llamada coral holobionte, es esencial para entender su interacciones moleculares.

El Dr. Chuya Shinzato de la Marine Genomics Unit en la Okinawa Institute of Science and Technology (OIST) y sus colaboradores en la Atmosphere and Ocean Research Institute (AORI), la University of Tokyo han tenido éxito al secuenciar la información genética del coral Porites australiensis y sus simbiontes. Los resultados de esta investigación fueron publicados en la revista Plos One.

Los científicos usaron pequeñas colonia de coral P. australiensis colectados de las aguas de la isla Sesoko en Okinawa. En este estudio, los científicos usaron el secuenciamiento genético de próxima generación para realizar el análisis del transcriptoma de los corales P. australiensis. Mientras que el secuenciamiento del ADN se concentra en todo el genoma de los organismos vivos, el secuenciamiento del transcriptoma es usado para identificar genes que son expresados en distintas poblaciones de células.

El análisis del transcriptoma resultó en el ensamble de más de 70 000 secuencias genéticas de diferentes organismos. Los científicos luego compararon este resultado con los datos genómico del coral Acropora y Symbiodinium minutum, y pudieron distinguir la información originaria del coral huésped y de la alga simbionte Symbiodinum.

Referencia:
Shinzato C, Inoue M, Kusakabe M (2014) A Snapshot of a Coral “Holobiont”: A Transcriptome Assembly of the Scleractinian Coral, Porites, Captures a Wide Variety of Genes from Both the Host and Symbiotic Zooxanthellae. PLoS ONE 9(1): e85182. doi:10.1371/journal.pone.0085182