Nueva Zelanda.- Científicos de Cawthron Institute han probado que la tecnología de ADN puede ser usado para evaluar los cambios en el ambiente alrededor de las operaciones marinas, entre las cuales se incluye la acuicultura.

Sus hallazgos han generado interés internacional, en particular de los sectores acuícola y petrolero, que ven un amplio potencial de la tecnología. Esta les permitirá monitorear el ambiente casi en tiempo real.

“Esta tecnología revolucionaria de ADN, que aún esta en la infancia, eventualmente entregará resultados en tiempo real a las industrias para que puedan conocer al instante si existen cambios en los ecosistemas marinos alrededor de sus operaciones, y si es necesario, ellos puedan responder y adaptar sus prácticas inmediatamente” dijo Charles Eason, presidente ejecutivo de Cawthron Institute.

Las industrias marinas como la acuicultura y la explotación de petroleo deben monitorear regularmente para evaluar el efecto de sus operaciones sobre los organismos marinos que viven en el fondo del mar.

En la actualidad, el monitoreo ambiental en todo el mundo depende de los análisis químicos o de la identificación de los organismos usando un microscopio. Con este método puede tomar hasta 8 meses para obtener resultados.

“El monitoreo actual depende fuertemente de la taxonomía tradicional para analizar los cambios ecológicos de miles de organismos, lo cual consume tiempo, es caro y un área de reducción de capacidad en todo el mundo” dijo Xavier Pochon, líder de la investigación en Cawthron Institute.

“Toma décadas para desarrollar las habilidad para identificar con éxito los organismos y, para las etapas larvales de los organismos, es frecuentemente imposible sin la experiencia correcta”.

Después de dos años de investigación, Pochon y los científicos Dr. Susie Wood y Dr. Nigel Keeley, en colaboración con el profesor Jan Pawlowski de la University of Geneva, Suiza, han probado que la salud del ambiente marino cerca de las granjas acuícolas pueden ser evaluadas rápidamente mediante el análisis del ADN de un grupo de organismos microscópicos unicelulares denominado foraminíferos. Estos son abundantes, diversos y altamente responsables de los disturbios en el ambiente.

Mediante la extracción del ADN de las muestras de los sedimentos, ellos fueron capaces de determinar simultáneamente miles de foraminíferos individuales. Esta tecnología, referido como Next-Generation Sequencing (NGS), es barata y rápida para monitorear los impactos de los cambios al ambiente natural.

Durante los últimos dos años, el proyecto esta en la etapa de “profundización del concepto” con los científicos probando la tecnología para monitorear alrededor de las granjas de salmón. Ellos probaron la nueva herramienta analizando miles de muestras de sedimentos de las operaciones acuícolas en el estrecho de Marlborough y de la isla Stewart, en paralelo con los métodos de monitoreo tradicional.

Los científicos encontraron que el nuevo sistema entregaba resultados similares a los métodos tradicionales, pero en un fracción de tiempo y con el potencial de analizar cientos de especies simultáneamente.

La esperanza es que eventualmente, NGS permita a los científicos a descubrir exactamente quienes están viviendo en un área mediante un proceso automatizado en pocos días; mediante la obtención de resultados rápidos, la industria sería capaz de responder más rápido y los impactos ambientales podrían ser minimizados.

Los hallazgos de los científicos han atraído a la atención de las industrias salmoneras en Escocia, Noruega y el Reino Unido, donde el sector es mucho más grande que en Nueva Zelanda.

Contacto:
Xavier Pochon
+64 3 548 2319 ext 285
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.