Southampton, Reino Unido.- Los científicos de la University of Southampton han descubierto la base genética que permite a los corales a producir una impresionante gama de colores. Ellos encontraron que en vez de utilizar un solo gen para controlar la producción de pigmento, los corales usan múltiples copias del mismo. Dependiendo de cuántos genes están activos, los corales serán más o menos coloridos.

El Dr. Jörg Wiedenmann, jefe del Coral Reef Laboratory de la universidad, manifestó: “Este fue uno de los misterios de más larga data de la biología de los arrecifes de coral ¿Por qué individuos de las mismas especies de coral muestran dramáticas diferencias en sus colores, a pesar de estar juntos en el arrecife y expuestos a las mismas condiciones ambientales? La principal conclusión es que estos denominados “formas de color” no utilizan un solo gen único para controlar la producción de pigmentos, sino múltiples copias idénticas de los mismos”.

La investigación, que ha sido publicada en la revista Molecular Ecology, también explicó como esta estrategia podría ayudar a los corales a sobrevivir en ambientes estresantes.

Usando el coral Acropora millepora como modelo, el equipo encontró que los pigmentos fluorescentes son los principales responsables de los colores del coral que actúan como filtros solares para las microalgas simbióticas que viven en el tejido del coral. Estas microalgas requieren de luz para producir azúcares, que pueden contribuir a la nutrición de los corales a cambio de “vivienda” y el suministro de nutrientes que son suministrados por el coral huésped.

Sin embargo, las intensidades de luz sobre los arrecifes de coral, en ocasiones, exceden los niveles que son saludables par las microalgas y la luz se vuelve peligrosa para la asociación simbiótica. Este estrés causado por la luz puede contribuir a la pérdida de las microalgas simbióticas, un proceso conocidos como blanqueamiento del coral. Si la sociedad no puede ser re-establecida, los corales frecuentemente mueren.

Wiedenmann explica: “Los corales están firmemente unidos al sustrato, por lo que no pueden moverse a la sombra cuando reciben demasiada luz del sol. En su lugar, tienen que aumentar su capacidad para hacer frente al exceso de luz durante ese tiempo. Mostramos que el incremento de los niveles de luz cambian los genes que son responsables para la producción de los coloridos pigmentos protectores ante el sol”.

Sin embargo, el incremento de la protección tiene un costo y los corales necesitan reservas de energía sustanciales para acumular las altas cantidades de pigmentos de proteínas que característicamente son hallados en los corales de colores más brillantes.

Referencia bibliográfica:
Gittins, J. R., D'Angelo, C., Oswald, F., Edwards, R. J. and Wiedenmann, J. (2015), Fluorescent protein-mediated colour polymorphism in reef corals: multicopy genes extend the adaptation/acclimatization potential to variable light environments. Mol Ecol, 24: 453–465. doi:10.1111/mec.13041
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/mec.13041/pdf