Oslo, Noruega.- Nuevos métodos desarrollados en la Universidad de Oslo han permitido determinar genéticamente el género del bacalao del Atlántico (Gadus morhua). Esto podría incrementar la viabilidad del cultivo del bacalao. La mayor parte del bacalao que se comercializa en Noruega proviene de poblaciones silvestres, pero ahora es posible producirlo por medio de la acuicultura.

La manipulación de la tasa del género es una práctica común en la acuicultura para incrementar los beneficios si uno de los géneros crece más rápido o de mayor tamaño.

El sexo no es trivial

El género en los peces no es igual al género en humanos. En algunas especies, como el ramoneador Ballan (Labrus bergytta), todos los peces inicialmente son hembras y el género es determinado por el estatus social.

Una hembra se convierte en macho y obtiene su harén de hembras. Cuando este macho muere, las hembra que tiene el mayor rango se vuelve macho.

En otras especies, como el pez payaso, todos los peces son machos y se vuelven hembra si una hembra del cardumen muere.

Otras especies de peces son hermafroditas. Son hembras y machos al mismo tiempo, o empiezan con un sexo, y cambian al otro sexo en algún momento.

En el bacalao del Atlántico, sin embargo, son más parecidos a nosotros. Los peces son machos o hembras, y permanecerán así durante toda su vida. No obstante, debido a que los genes que determinan el sexo en los peces son bastante diferente de nosotros, estos genes son frecuentemente desconocidos, y se requiere de investigación básica para revelar los secretos del sexo en los peces.

Leyendo todo el genoma

La localización precisa de los genes en el genoma del bacalao del Atlántico que determina el sexo no ha sido posible hasta ahora. Pero con la tecnología nueva de secuenciación, los científicos pueden determinar el genoma del bacalao del Atlántico con mayor precisión.

El gen del sexo del bacalao del Atlántico es algo que los científicos han venido buscando desde que por primera vez el genoma del bacalao fue secuenciado por primera vez en el 2011.

Los científicos usaron el genoma completo de más de 200 bacalaos del Atlántico para investigar la diferencia genética entre los machos y hembras con gran detalle.

Gen misterioso

Seis genes diferentes en el genoma podrían estar estadísticamente relacionados con el sexo del bacalao del Atlántico. Sin embargo, es sólo un pequeño gen en el cromosoma 11 que puede consistentemente ser usado para predecir con precisión el género, en 100% de los casos.

Por consiguiente, este gen es la ubicación más probable donde se determina el sexo para el bacalao. Curiosamente, este gen (o cualquiera de los otros) nunca se ha asociado con el gen del sexto en cualquier otra especie de peces. Por lo tanto, sigue siendo un misterio cómo el gen es determinado exactamente.

Referencia (abierto):
Bastiaan Star, Ole K. Tørresen, Alexander J. Nederbragt, Kjetill S. Jakobsen, Christophe Pampoulie & Sissel Jentoft. 2016. Genomic characterization of the Atlantic cod sex-locus. Scientific Reports 6, Article number: 31235. doi:10.1038/srep31235
http://www.nature.com/articles/srep31235