Alemania.- Grandes cantidad de los plásticos que se producen en todo el mundo terminan en los océanos, donde ellos representan un riesgo creciente. Todos los objetos muy pequeños, denominados partículas de microplástico, están afectando las vidas de muchas criaturas marinas. Las estimaciones de como los océanos son contaminados con las partículas de microplástico han fallado debido a la ausencia de métodos de investigación comparables.

Junto con científicos británicos y chilenos, los investigadores de la Alfred Wegener Institute for Polar and Marine Research en la Helmholtz Association han analizado los estudios publicados sobre este tópico y han propuesto una guía estandarizada para registrar y caracterizar las partículas de microplástico en el mar.

Las botellas de plástico en las playas se ha vuelto tan común como el sonido que emiten las gaviotas. Sin embargo, lo que no se ve a simple vista son los innumerables objetos plásticos ultra-pequeños que flotan en el agua, los mismos que son arrojados en las playas o se depositan en el fondo del mar. Los científicos denominan a estas partículas de plástico como “partículas de microplástico”, entendiéndose como objetos de plásticos cuyo diámetro es inferior a cinco milimetros.

Es esta característica lo que las hace peligrosos para los habitantes del mar. “Las partículas de microplástico son tragadas por los organismos y se absorben por la vía digestiva. Ha sido posible, por ejemplo, detectarlos en el tejido de mejillones u otros animales” dijo el Dr. Lars Gutow, biólogo del Alfred Wegener Institute for Polar and Marine Research in the Helmholtz Association. Las sustancias tóxicas también se adhieren a las partículas pequeñas en el mar, las cuales luego entran a la cadena alimentaria en esta vía y pueden por consiguiente ser peligrosos para el ser humano.

Lars Gutow y sus colegas de la Universidad Católica del Norte en Chile, y de la School of Marine Science and Engineering en Plymouth se han unido para resolver la pregunta de en que cantidad los océanos del mundo están contaminados con partículas de microplástico. Los biólogos analizaron 68 publicaciones científicas sobre el tema y determinaron que los resultados son difíciles de comparar. “Fueron usados métodos muy diferentes en estos estudios por lo que no se puede entender si las diferencias observadas en la distribución regional de las partículas de plástico son reales o si son atribuibles a los métodos de registro” explicó el Prof. Martin Thiel, el iniciador del estudio y científico de la Universidad Católica del Norte. Se destacó que 100 000 veces más partículas de plástico pueden ser capturadas de la columna de agua si se usa una red de 85 micrometros en vez de una con 450 micrometros.

En base a estos hallazgos, el equipo internacional de investigadores ha preparado una guía para registrar y caracterizar las partículas de microplástico y los ha publicado en la revista Environmental Science & Technology, en la cual los científicos explican los posibles orígenes de los residuos de plástico. “Las partículas de microplástico llegan a los mares de diferentes maneras. Una gran parte esta representada en los denominados gránulos (pellets) de plásticos usados como materia prima en la manufactura de productos plásticos como carcasas de computadoras y otros artículos cotidianos. Si estos gránulos se manejan sin cuidado, durante el envío de carga, por ejemplo, muchos de ellos pueden ser arrastrados por el viento y caer en el mar” explicó Lars Gutow.

Las partículas de microplástico también se encuentran en los cosméticos y productos de limpieza. Por último cada botella de plástico, cada bolsa plástica flotando en el mar, finalmente se desintegran en innumerables micropartículas.

Las partículas más pequeñas hasta ahora detectadas tenían un diámetro de una milésima de milímetro. Se requieren de investigaciones complejas para determinar con exactitud los orígenes de estos pequeños objetos plásticos. “Recomendamos a los científicos a analizar las partículas de microplástico muy pequeñas usando un espectroscopio infrarrojo. Este procedimiento revela los componentes y permite una identificación exacta” dijo Lars Gutow.

Los científicos también señalan algunas lagunas en sus conocimientos en su guía de investigación. “El tema de los plásticos en el mar se ha vuelto considerablemente más importante en los últimos años. Existe una gran cantidad de investigaciones en curso. Sin embargo, no conocemos, por ejemplo, si y en que cantidad las partículas de microplástico están depositados en las costas rocosas y en las marismas. Estas últimas, sobre todo, son conocidas por tener un alto potencial de retención de las partículas. Si esto se aplica también a las partículas de microplástico aun es desconocido” dijo Martin Thiel, quien viene examinando la contaminación en las costa chilena con partículas de microplástico.

Referencia:
Valeria Hidalgo-Ruz, Lars Gutow, Richard C. Thompson, Martin Thiel. Microplastics in the Marine Environment: A Review of the Methods Used for Identification and Quantification. Environmental Science & Technology, 2012; : 120302145909003 DOI: 10.1021/es2031505