BILBAO, España (Europa Press).- Un software desarrollado por AZTI-Tecnalia, centro tecnológico especializado en investigación marina y alimentaria, se ha convertido en el método de evaluación del estado de la fauna y flora de los fondos marinos más utilizado por los países europeos. La herramienta informática es de uso oficial en once países europeos y permite evaluar, a partir de muestras de los fondos, el estado ecológico de mares y estuarios de cualquier parte del mundo.

La herramienta desarrollada por AZTI-Tecnalia y que puede descargarse gratuitamente en la web http://ambi.azti.es, está contribuyendo a determinar la calidad del medio marino en todo el mundo y supone una herramienta de gran utilidad en la lucha contra la contaminación marina y litoral, según ha informado AZTI en un comunicado.

El software contiene datos sobre más 6.000 especies animales y vegetales de fondos marinos de todo el planeta, lo que le ha permitido conseguir una gran repercusión internacional. Se denomina AMBI (Azti's Marine Biotic Index - Indice Biótico Marino de Azti) y cuenta con una variante, llamada M-AMBI, adaptada específicamente a la Directiva Europea Marco del Agua.

Esta última es de uso oficial en España, Francia, Alemania, Italia, Bulgaria y Rumanía. La otra versión es de uso oficial en Dinamarca, Gran Bretaña, Irlanda, Portugal y Eslovenia. Ambos métodos han sido desarrollados por un equipo dirigido por el doctor en biología Angel Borja, del área de gestión ambiental del medio marino de AZTI-Tecnalia.

"La utilidad de AMBI ha trascendido el ámbito europeo y Estados Unidos, Chile y China estudian actualmente la posibilidad de su utilización de manera oficial. Por su parte, el Fondo Mundial para la Naturaleza propone el sistema AMBI como uno de los uno de los indicadores para el control de las granjas de cultivo de salmón en todo el mundo, al considerarlo una herramienta eficaz para detectar los impactos de esta actividad en el medio marino y corregirlos adecuadamente", han destacado.

En este sentido, han remarcado que AMBI y M-AMBI aportan un importante valor añadido al estudio ecológico del bentos (fauna y flora que vive en los fondos marinos), ya que son capaces de evaluar su estado y nivel de alteración, lo que permite obtener datos de gran utilidad para luchar contra la contaminación marina y del litoral.