Suecia.- Científicos analizaron los diferentes esquemas de eco-certificación en base a las especies elegidas, participación anticipada del mercado de alimentos de origen acuático global, tamaño de los productores elegidos, y, impactos ambientales objetivos.

Según los científicos se proyecta que la región Asia-Pacífico albergue el 66% de la clase media del mundo para el año 2030; lo que presionará la demanda por alimentos de origen acuático.

Por otro lado, las preocupaciones sobre los impactos ambientales de la acuicultura y la creciente demanda por alimentos de origen acuático han incrementado el interés en las medidas de mitigación. En este sentido, se vienen implementando iniciativas basados en el mercado, como los esquemas de certificación y la lista de recomendaciones de los consumidores.

Los esquemas de certificación vienen siendo implementados con varios objetivos como la seguridad del alimento, calidad y trazabilidad, impactos ambientales y sociales.

Los actores claves en el desarrollo de estándares orientados al mercado incluyen la sociedad civil y organizaciones no gubernamentales, gobiernos, asociaciones industriales, minoristas y cadenas de supermercados, y consumidores preocupados por la seguridad de los alimentos y los impactos ambientales y sociales.

Científicos de la Glotland University, Uppsala University, The WorldFish Center, The Beijer Institute y del Stockhom University, liderados por Malin Jonell, analizaron varios esquemas de eco-certificación basados en las especies, participación anticipada en el mercado de alimentos de origen acuático global, tamaño elegible por los productores e impactos ambientales.

Los científicos concluyen que la eco-certificación reducen los impactos ambientales negativos de la acuicultura; sin embargo, ellos indican que aparecen algunas incertidumbres:

a. Los actuales esquemas de certificación se concentran en las especies predominantemente consumidos en UE y EEUU, con una limitada cobertura de los mercados asiáticos.

b. La participación de los productos certificados en el mercado, así como los proyectados, son bajos.

c. Existe una aplicación no equitativa y no uniforme de la certificación en todo el sector.

d. Los mecanismos o incentivos para la mejora entre los participantes está faltando.

e. Existe una incompleta cobertura de los impactos ambientales, con perspectivas de sustentabilidad biofísica y ecosistemas faltantes.

Contacto:
Max Troell
Associate Professor, Ecologist
Theme leader Governance of coastal and marine systems
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Phone + 46 8 673 95 32

Referencia:
Jonell, M., Phillips, M., Rönnbäck, P. & Troell, M. (2013) Eco-certification of farmed seafood: Will it make a difference? AMBIO (Published online: 23 April 2013) DOI 10.1007/s13280-013-0409-3