Semilla de ostra del Pacífico de 1 día de edad. (Crédito: George Waldbusser y Elizabeth Brunner)EEUU.- En los últimos años, la industria de las ostras del noroeste del Pacífico ha sufrido pérdidas significativas debido a la acidificación del océano, debido a que las larvas de ostras enfrentan tasas de mortalidad suficientes para hacer que la producción no sea económicamente viable.

Un nuevo estudio liderado por científicos de Oregon State University (OSU) ha documentado el porque las ostras parecen ser sensibles al incremento de la acidez. Esto no es sólo un caso de que el agua ácido disuelve las conchas, dijeron los científicos. El caso es que el alto nivel de dióxido de carbono altera la formación de las conchas, el uso de energía, y, finalmente, el crecimiento y supervivencia de las ostras jóvenes.

Los resultados del estudio han sido publicados en la edición en línea de la revista Geophysical Research Letters.

“Desde el momento en que los huevos son fertilizados, la larva de la ostra del Pacífico precipitan cerca del 90% del peso de su cuerpo como una concha de carbonato de calcio en 48 joras” dijo George Waldbusser, ecologista marino de OSU y autor principal del estudio. “Las ostras jóvenes dependen sólo de la energía que ellas derivan del huevo debido a que ellas no han desarrollado órganos que les permitan alimentarse”.

Bajo la exposición a un incremento del dióxido de carbono en el agua acidificada, sin embargo, se requiere de un mayor gasto de energía para que el organismo forme la concha. Las ostras adultas y otros bivalvos pueden crecer lentamente cuando se exponen a niveles crecientes de CO2, mostraron otros estudios. Pero la larva en los primeros dos días no pueden darse el lujo de dejar de crecer, dijeron los científicos.

“Ellos deben construir primero su concha rápidamente con una limitada cantidad de energía, y, junto con la concha, el órgano para capturar el alimento externo de forma más efectiva” dijo Waldbusser.  “Se convierte en una carrera a la muerte. ¿Puede una ostras construir su concha lo suficientemente rápido para permitir que sus mecanismos se alimentación se desarrollen antes de que se agote la energía del huevo?”

Los científicos indican que el estudio es importante, debido a que es la primera vez que se relacionada la tasa de formación de la concha, la disponibilidad de energía y la sensibilidad a la acidificación.

“El fracaso de la producción de semilla de ostra en las aguas costeras del noreste del Pacífico es uno de los ejemplo más gráfico de los efectos de la acidificación del océano sobre bivalvos de importancia comercial” dijo Dave Garrison, director de la Division of Ocean Sciences en la National Science Foundation, organización que financió el estudio. “Esta investigación esta entre las primeras en identificar la relación entre la fisiología de los organismos, la química del carbonato del océano y la mortalidad de la semilla de la ostra”.

“Debido a que el dióxido de carbono en el agua de mar se incrementa, las aguas se vuelven corrosivas, la precipitación del carbonato de calcio requiere de significativamente más energía para mantener altas tasas de formación de la concha durante este primer estadio” dijo Waldusser.

Los científicos de OSU trabajaron con Whiskey Creek Shellfish Hatchery en bahía Netarts, Oregon. Usando isotopos estables, ellos encontraron que en el segundo día de vida, el 100% del crecimiento del tejido larval fue carbono derivado del huevo.

Contacto:
George G. Waldbusser, College of Earth, Ocean, and Atmospheric Sciences, Oregon State University, 104 Ocean Admin, Corvallis, OR 97331, USA. E-mail: (Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.)

Referencia:
Waldbusser, G. G., E. L. Brunner, B. A. Haley, B. Hales, C. J. Langdon, and F. G. Prahl (2013), A developmental and energetic basis linking larval oyster shell formation to acidification sensitivity,Geophys. Res. Lett., 40, doi:10.1002/grl.50449.