Noruega.- Por primera vez, los científicos han cuantificado el cruzamiento de los salmones de granja que escapan con los salmones silvestres en los ríos noruegos. Estos resultados proveen una base para reevaluar el impacto que tienen los escapes de las piscigranjas sobre el salmón silvestre.

Los salmones que escapan de las piscigranjas son considerados una de los problemas ambientales más serios en la industria acuícola, y desde que la industria salmonera fue establecida a inicios de los años 70, ha existido un gran debate sobre el escape de los peces de las granjas, y sus impactos genéticos sobre las poblaciones nativas.

“Las limitaciones metodológicas no han permitido identificar la magnitud del problema. Sin embargo, ahora hemos desarrollado una fuerte herramienta que puede medir el porcentaje de peces que cultivo de logran reproducirse con los salmones silvestres” dijo Kevin Glover, científico principal del Institute of Marine Research.

Vigilancia en 20 ríos

Para llegar a esta respuesta, los científicos han investigado 20 ríos a lo largo de la costa Noruega. Estos ríos han venido siendo estudiado antes y los cambios genéticos en las poblaciones nativas han sido identificados. La introgresión de los peces que escapan de las granjas fueron identificados como la causa más probable durante todo este tiempo. Sin embargo, ahora los científicos pueden confirmar que los peces que escapan son la razón.

Este nuevo conocimiento genera una mejor base para medir los cambios genéticos que se dan entre generaciones debido a los peces que escapan de las granjas. Este método será una herramienta útil para los gestores.

“Los nuevos resultados muestran cambios significativos en cinco de las 20 poblaciones de peces nativos que hemos estudiado. Encontramos el más alto nivel de cambios en Loneelva, Vosso y Opo, donde la tasa de introgresión varió de 31 a 47%” dijo Glover.

Menor introgresión de lo esperado

“Los modelos que vienen siendo usados para cuantificar la introgresión han revelado un alto impacto genético sobre las poblaciones nativas, a diferencia de las estimaciones empíricas de este estudio. A pesar del hecho que una fuerte introgresión ha sido observado en algunos de los ríos, los resultados muestran que en Noruega tenemos numerosas poblaciones de salmones silvestres que muestran bajo o moderados signos de cambio” destacó el investigador.

Los estudios del comportamiento de desove y supervivencia de juveniles mostraron que el salmón de cultivo frecuentemente pierde en la competencia con el salmón silvestres en la naturaleza. El resultado es que la introgresión es menor de lo esperado en base a las observaciones del número de peces que escapan en los ríos.

“Nosotros observamos menor intercruzamiento en los ríos con poblaciones de salmones silvestres grandes y robustas que en ríos con una menor cantidad de peces silvestres. Probablemente, los peces de cultivo pierden la batalla en las zonas de desove cuando hay un gran número de peces silvestres, mientras que ellos tendrían más éxito en los ríos con menor número de peces silvestres” dijo Glover.

Nuevo método

Un nuevo método genético y estadístico desarrollado por los científicos noruegos, ha generado estos resultados. El método requiere acceso a muestras nuevas y de control de las mismas poblaciones.

“Por primera vez en el mundo científico internacional, alguien ha sido capaz de establecer un método donde es posible cuantificar los cambios genético que suceden con el tiempo y son causados por la introgresión del salmón de cultivo” dijo Glover.

¿Consecuencias biológicas?

El nuevo método hace posible determinar la extensión de la introgresión por los salmones de cultivo que escapan. El próximo paso es desarrollar métodos para cuantificar las consecuencias biológicas de diferentes niveles de introgresión.

Referencia:
Glover K., C. Pertoldi, F. Besnier, V. Wennevik, M. Kent and Ø. Skaala. Atlantic salmon populations invaded by farmed escapees: quantifying genetic introgression with a Bayesian approach and SNPs. BMC Genetics 2013, 14:74 doi:10.1186/1471-2156-14-74.