Holanda.- La certificación de tercera parte de los productos alimenticios esta contribuyendo a la producción sustentable, pero en el caso de la acuicultura, tiene serias limitaciones. En base a las experiencias del proyecto SEAT, un artículo científico argumenta que esto debería verse como uno más entre muchos caminos a la sustentabilidad en la acuicultura.

La acuicultura es una de los sistemas de producción de alimentos de más rápido crecimiento en el mundo, casi la mitad del abastecimiento de alimentos de origen acuático del mundo provienen de los cultivos. Durante las últimas dos décadas se ha registrado una rápida expansión del sector y esto ha generado un amplio rango de preocupaciones sobre los impactos ambientes y sociales.

En respuesta a estas preocupaciones, los esquemas de certificación liderados por las ONGs como la  Aquaculture Stewardship Council (ASC), han desarrollado estándares contra los cuales pueden medirse la performance ambiental y social de la acuicultura.

En una reciente publicación científica, los autores argumentan que la certificación acuícola tiene límites como un medio para administrar la producción sustentable. Sólo alrededor del 5% de la producción acuícola mundial se encuentra certificada y el potencial esta limitado. Estas limitaciones se deben al hecho que la concentración de la demanda por alimentos de origen acuático certificados se encuentran en los mercados de EEUU y la Unión Europea, pero la mayor parte del consumo de estos alimentos se presenta en Asia, donde se produce la mayor parte de pescado y camarón. Además de esto, las 13 principales especies cubiertas por ASC sólo representan alrededor del 42% de la producción acuícola mundial.

Los impactos de los estándares, también están limitados por su concentración a nivel de granja. En realidad, los impactos acumulados de múltiples granjas en un lugar sobre el ambiente que los rodea o una comunidad de productores son muchos más importantes. Una critica final a los actuales estándares es que ellos no responden a las necesidades de los más importantes actores de la industria, los pequeños productores.

Asimismo, también se ha incrementado la confusión entre los productores por la multitud de diferentes esquemas de certificación y estándares. Es difícil para los productores decidir cual estándar adoptar, debido a que esto afectará directamente a los mercados que ellos pueden vender.

Referencia:
S. R. Bush, B. Belton, D. Hall, P. Vandergeest, F. J. Murray, S. Ponte, P. Oosterveer, M. S. Islam, A. P. J. Mol, M. Hatanaka, F. Kruijssen, T. T. T. Ha, D. C. Little, R. Kusumawati. Certify Sustainable Aquaculture? Science Vol. 341: 1067-1068.