España.- El calentamiento de la temperatura de los océanos provocará una reducción estimada de las biomasas de fitoplancton y zooplancton de un 6% y un 11%, respectivamente, para finales de este siglo. La menor cantidad de estos dos componentes principales de la red trófica marina podría reducir la biomasa de los peces en ciertas regiones. Estas son algunas de las principales conclusiones de una investigación liderada por por Azti-Tecnalia en el marco del proyecto europeo MEECE y que recientemente ha sido publicada en la prestigiosa revista Global Change Biology.

Los efectos del cambio climático previstos para 2080-2100 apuntan que el océano sufrirá un incremento por encima de 2 ºC de promedio a nivel global en su temperatura superficial. Entre las consecuencias de dicho calentamiento destacan los cambios en la circulación oceánica y la mayor estratificación de la columna de agua, que afecta la disponibilidad de nutrientes para el crecimiento del fitoplancton marino.

Consecuencia de ello, apunta el grupo de investigación liderado por Azti-Tecnalia, también se verán afectadas la producción primaria -biomasa producida por el fitoplancton, organismos unicelulares fotosintéticos que se encuentran en suspensión en el océano- y la producción secundaria -biomasa producida por el zooplancton, que se compone de pequeños organismos animales que se alimentan principalmente del fitoplancton y son alimento de peces-.

A nivel global, las estimaciones de calentamiento proyectadas indican que el incremento de la temperatura del mar provocará una reducción de las biomasas del fitoplancton y del zooplancton de un 6% y 11%, respectivamente. Este hecho sugiere que habrá una amplificación negativa de la señal del cambio climático que se propagará a través de los niveles tróficos del ecosistema: es decir, la biomasa de zooplancton decrecerá en mayor medida que el fitoplancton. Dicho proceso tendrá lugar mayoritariamente en los océanos tropicales, que cubren un 47% de la superficie del océano global.

Diferencias según regiones

Sin embargo, la afección al fitoplancton y zooplancton tendrá importantes diferencias según las distintas regiones. Así, mientras en los mares del centro y sur de Europa (Mar del Norte y Nordeste Atlántico templado), la mayor estratificación térmica de las capas de agua del océano y, en consecuencia, la menor presencia de nutrientes para el crecimiento del fitoplancton conllevará una disminución de la producción primaria, en los mares Báltico y de Barents y en el Mar Negro se espera un incremento de la producción de fitoplancton.

El investigador de Azti-Tecnalia Guillem Chust, líder del trabajo científico que ha dado lugar a la publicación y primer autor, señala que “las regiones del océano que sufran una mayor reducción de las biomasas de fitoplancton y zooplancton, es decir, una amplificación negativa, podrían padecer una importante disminución de la biomasa de peces, en especial de las especies pelágicas (es decir, aquéllas que viven en la columna de agua, excluyendo el fondo marino)”.

“Otro efecto negativo de esta reducción de la producción primaria y secundaria a nivel global se dará en la regulación del clima del planeta” afirma Chust “ya que, al haber menos fitoplancton y, por tanto, una menor absorción de CO2 de la atmósfera por parte de los océanos –el plancton es el responsable de la mitad de la actividad fotosintética del planeta–, se reduce la capacidad de los océanos de regular el clima”.

MEECE, un proyecto para comprender los ecosistemas marinos El proyecto MEECE forma parte del 7º Programa Marco Europeo y está coordinado por el Plymouth Marine Laboratory (Reino Unido) e integrado por 22 socios europeos. El reto científico de MEECE consiste en comprender cómo funcionan los ecosistemas marinos y cómo les afecta el cambio climático, la acidificación del mar y las actividades humanas. Dentro de esta iniciativa, AZTI-Tecnalia observa el ecosistema, estudia los procesos, desarrolla modelos que permitan simular los cambios futuros, y propone medidas que permitan anticipar y minimizar dichos cambios. Toda la información del proyecto se puede consultar en http://www.meeceatlas.eu/.