New York, EEUU.- Hacer que más personas coman alimentos de origen acuático por ser una opción saludable, necesita planificarse cuidadosamente para asegurar que el sector de la acuicultura no posea un riesgo para el ambiente. Los empresarios líderes del sector no sólo deben tener como objetivo las ganancias, sino también adoptar los principios del modelo “One Health” que busca que la salud de los humanos este interrelacionado con la de los animales y del ambiente.

El modelo reúne a expertos de diversos campos para desarrollar operaciones sostenibles que aseguren una adecuada nutrición humana, y entornos saludables, dijeron Juan Gormaz de la Universidad de Chile (Chile) y David Love de la Johns Hopkins University (EEUU), autores líderes de un estudio publicado en la revista Current Environmental Health Reports.

La producción acuícola mundial sigue creciendo a una tasa promedio anual de 6.0%. Esta expansión es importante a la luz de como muchos gobiernos, incluido EEUU, han emitido guías dietéticas que sugieren a sus ciudadanos comer más alimentos de origen acuático en lugar de carne y aves de corral. Esto se dio en respuesta al incremento pandemico en enfermedades no transmitibles como las enfermedades cardíacas y la diabetes en muchos países de ingresos altos y medios, que son resultado de un pobre estilo de vida y las dietas.

Los autores creen que el impacto del crecimiento del sector de la acuicultura puede ser moderada, siguiendo el enfoque integrador “One Health”. Este enfoque conectará a expertos tales como investigadores, especialistas en salud clínicos, políticos y científicos veterinarios, quienes puedan unirse para desarrollar métodos y políticas para asegurar operaciones sostenibles y estilos de vida saludables. El modelo tiene sus raíces en los esfuerzos de los científicos veterinarios y los expertos en salud humana para combatir las enfermedades infecciosas que son trasladados de los animales a los humanos.

“Es importante hacer frente a la salud animal y los impactos ambientales de la acuicultura, debido a que tiene el potencial de brindar un suministro estable de alimentos de origen acuático” dijo Gormaz.

Los riesgos de la salud involucrados en el consumo de alimentos de origen acuático contaminados deben ser identificados, comunicados y resueltos, mientras que se desarrollan métodos de producción alternativos para reducir o eliminar la necesidad de antibióticos, pesticidas u otros químicos. Los expertos deben trabajar juntos para desarrollar dietas acuícola ecológicamente sustentables, saludables y seguras que no contribuyan a la sobrepesca, no comprometan la seguridad alimentaria humana a las comunidades costeras de bajos recursos.

“Es insuficiente con simplemente aumenta la producción de alimentos de origen acuático, sin tener en consideración la equidad, la protección de la salud pública y los recursos naturales” cree Loves. “Para hacer frente a estos problemas, proponemos aplicar y expandir el enfoque One Health, que es un modelo para promover la sinergia entre las disciplinas de las ciencias de salud humana, animal y ambiental. Mediante el examen de las interacciones entre la acuicultura, pesca, dieta y salud humana, y salud ecológica, se pueden establecer prioridades para incrementar la nutrición humana y la sustentabilidad ecológica de la acuicultura”.

Referencia:
Gormaz, J.G. et al. (2014). Public Health Perspectives on Aquaculture. Current Environmental Health Reports. DOI 10.1007/s40572-014-0018-8.
http://link.springer.com/article/10.1007/s40572-014-0018-8