Thessaloniki, Grecia.- La piscicultura en el Mediterráneo ha cambiado de la producción de peces como mújol, que es un pez herbívoro del fondo de la cadena alimentaria, a especies como la lubina, que son depredadores. Este cambio requiere que un mayor  número de peces silvestres sea capturado para proveer alimento a las especies en cultivo. Un nuevo estudio indica que el retorno al cultivo de peces de nivel más bajo de la cadena alimentaria podría usar los recursos marinos con más eficiencia.

Entre 1950 y 2011, la acuicultura en el Mediterráneo ha cambiado de cultivar predominantemente mariscos y peces herbívoros, a producir principalmente lubina y dorada, especies carnívoras. Este cambio del cultivo de especies de nivel más bajo en la cadena alimentaria a especies de niveles más altos es conocido “farming up the food chain” (incremento de la producción de especies de alto nivel trófico), con un impacto directo sobre las poblaciones de peces silvestres. Sin embargo, las nuevas formulaciones de dieta han sustituido en parte la harina y aceite de pescado con materiales vegetales, en un esfuerzo por reducir la necesidad de peces silvestres.

En un estudio desarrollado por científicos de Aristotle University of Thessaloniki, del  Institute of Marine Biological Resources and Inland Waters, de la University of Thessaly y de la University of British Columbia (Canadá) se investigó la extensión en el cual el cultivo de niveles más altos de la cadena alimentaria ocurrió en el mar Mediterráneo entre 1950 y 2011. Ellos incluyeron a todas las especies cultivadas en el Mediterráneo durante este período y estimaron el nivel promedio trófico de los peces cultivados, basados en la dieta que ellos consumen en la naturaleza.

Los científicos también estimaron los niveles tróficos de cinco especies acuícolas, las cuales representan la mayor parte de la producción de cultivo: cuatro especies de doradas (Dentex dentex, Pagellus erythrinus, Sparus aurata y Pagrus sp) y la lubina europea (Dicentrarchus labrax). Los análisis se basaron en las proporciones de harina de pescado, aceite y materiales vegetales constituyentes de las dietas.

Según los resultados de los científicos, durante el período 1950-2011, el nivel trófico promedio del alimento acuático usado fue el más alto (3.93) que las presas que los peces cultivados consumen en la naturaleza (3.72), y se incrementó a una tasa más rápida (0.48/década) comparado con el basado en su vida en la naturaleza (0.43/década).

Referencia:
TSIKLIRAS, A. C., STERGIOU, K. I., ADAMOPOULOS, N., PAULY, D. and MENTE, E. (2014), Shift in Trophic Level of Mediterranean Mariculture Species. Conservation Biology, 28: 1124–1128. doi: 10.1111/cobi.12276
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/cobi.12276/abstract