Australia.- Un nuevo estudio ha llevado a los científicos a solicitar una revisión de los ecoetiquetados en los alimentos de origen acuático, los cuales excluyen la consideración de la huella de carbono de la industria pesquera.

En una evaluación de las emisiones de carbono en todas las etapas del viaje del alimento de origen acuático desde el océano hasta el plato, los científicos encontraron que los productos de los alimentos de origen acuático pueden tener huellas de carbono extremadamente grandes, hasta 14 veces su propio peso.

“Además del uso de combustibles en la pesca, la huella de carbono de la industria de alimentos de origen acuático es también el resultado de los insumos energéticos resultantes de las grandes cantidades de alimentos requeridos para sustentar el crecimiento de los peces en la acuicultura. De hecho, otro insumo clave para las emisiones de carbono de los alimentos de origen acuático es la refrigeración requerida para todas las etapas del viaje del alimento de origen acuático” dijo la científico Dr. Elizabeth Madin.

Las “eco-etiquetas” de sustentabilidad se han diseminado, pero las huellas de carbono de los productos de los alimentos de origen acuático están raramente integrados en las evaluaciones de la sustentabilidad por las eco-etiquetas, eco-certificación, o las guías de sustentabilidad para los consumidores.

“Como resultado, muchos alimentos de origen acuático etiquetados como 'ambientalmente-amigables' tienen enormes huellas de carbono que los consumidores no conocen” dijo Macreadie, de la University of Technology y Deakin University.

“Algunos productos de alimentos de origen acuático tienen mucho menor huella de carbono que otros, esta es una característica que podría ser usado por los consumidores o los negocios, como restaurantes, que compran alimentos de origen acuático”.

Referencia (abierto):
Elizabeth M.P. Madin; Peter I Macreadie, Incorporating carbon footprints into seafood sustainability
certification and eco-labels. Marine Policy, Volume 57, July 2015, Pages 178–181.
doi:10.1016/j.marpol.2015.03.009
http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0308597X15000585