Ginebra, Suiza.- El éxito del desarrollo de la acuicultura en los países en desarrollo se debería a la falta de regulaciones y la pobre gestión, concluye un nuevo informe. Sin embargo, el futuro de la actividad está directamente relacionada con una adecuada gestión ambiental.

Durante los últimos 30 años, los mercados de los alimentos de origen acuático del mundo han cambiado profundamente. Las mejoras en la logística y distribución, además de los menores costos de transporte, han creado mercados globales para varias especies que sólo llegaban a los mercados locales o regionales.

En este contexto, Frank Asche realizó un estudio titulado “Aquaculture: Opportunities and Challenges” en donde destaca las preocupaciones ambientales relacionadas con la acuicultura, tanto en el ámbito global como en el local.

La acuicultura es obviamente una oportunidad económica que provee ingresos y mejorar la calidad de vida para muchas personas directamente (productores) o indirectamente. La producción acuícola es también muy heterogénea, desde los productores a nivel de subsistencia hasta compañías internacionales, y los impactos sociales, económicos y ambientales varían entre los métodos de producción, con escala, entre otros.

La acuicultura también es un nuevo camino de interacción con el ambiente, y tiene el potencial par causar daños ambientales significativos y conflictos sociales debido a que desplaza otras actividades.

El científico indica la principal preocupación global es que el incremento de la demanda por alimento para la producción acuícola, incrementará la presión pesquera sobre las poblaciones silvestres y amenaza la sustentabilidad de las pesquerías. Además se destacan las descargas, destrucción del hábitat local, y el escape y diseminación de patógenos.

Asche indica que las principales razones para el rápido crecimiento en la acuicultura son:

- La acuicultura es rentable para las empresas, debido a que las industrias que son rentables son capaces de atraer inversionistas y mano de obra.
- El crecimiento de la producción acuícola también contribuye al crecimiento económico, y presumiblemente, mejora el sustento para los que se benefician del crecimiento económico.
- La acuicultura provee una oportunidad económica debido a que controla el proceso de producción, permitiendo un sistemático I&D, y particularmente para transferir conocimiento.

Asche reporta que debido al rápido crecimiento de la industria, hay muchos ejemplos donde la capacidad de carga del ambiente ha sido excedido, haciendo de la industria económica y ambientalmente insostenible.

“El dominio de los países en desarrollo en la producción acuícola probablemente se deba a la falta de regulaciones o a la pobre gestión” concluye Asche.

El informe se elaboró en el marco de la E15Inititive (E15), que es financiado por el Centre for Trade and Sustainable Development (ICTSD) y el World Economic Forum. El E15 reúne a expertos e instituciones para general análisis estratégicos y recomendaciones para gobiernos, empresarios y la sociedad civil con la finalidad de fortalecer el sistema mundial de comercio.

Referencia (abierto):
Asche, Frank. Aquaculture: Opportunities and Challenges. E15Initiative. Geneva: International Centre for Trade and Sustainable Development (ICTSD) and World Economic Forum, 2015. www.e15initiative.org/ 
http://e15initiative.org/wp-content/uploads/2015/05/E15_Fisheries_Asche_FINAL.pdf