EEUU.- Un nuevo estudio de los científicos de la Scripps Institution of Oceanography en la UC San Diego reveló que más dióxido de carbono en el agua de mar podría llevar más calcio a los exoesqueletos de los camarones y una disminución en su transparencia.

Los científicos recolectaron camarones rojos de la roca de los alrededores de Scripps Pier, y compararon la composición química de sus exoesqueletos, así como la transparencia entre los animales mantenidos en condiciones de control y a los cuales se les redujo el pH del agua.

Los camarones dependen de sus conchas para cubrir, soportar y proteger su cuerpo blando interno. Los camarones de la roca usan la transparencia entre los parches de colores para camuflarse de sus depredadores. Los resultados del estudio indican que la acidificación del océano podría tener impactos adversos en las propiedades biomecánicas del camarón de roca, y en su capacidad para evitar los depredadores ya sea a través del camuflaje o el comportamiento de escape.

Estudios previos de Scripps Oceanography han indicado efectos potencialmente negativos de la acidificación del océano sobre los peces de las rocas juveniles y los huesos en el oído de los peces. Este es el primer estudio para examinar los efectos de un menor pH en las transparencia del camarón, la estructura del exoesqueleto y la química.

“Los efectos son variables entre los crustáceos. Este fue el primer estudio en considerar otros cambios fisiológicos para una especie de camarón en condiciones ácidas” dijo la biólogo marino de Scripps Oceanography, Jennifer Taylor, autor principal del estudio.

Taylor y el becario de Scripps Oceanograpgy, el biólogo marino Dimitri Deheyn observaron la presencia de más calcio en las conchas de los camarones y la reducción de la transparencia en los camarones.

“La transparencia es una importante función para el camarón porque depende de el para la ecología” dijo Deheyn. “Este estudio indica que la acidificación del océano puede tener un impacto en la ecología visual de los crustáceos”.

Los crustáceos son usualmente más resilientes a los cambios ambientales  que otros organismos, pero aquí, en sólo tres semanas, el camarón rojo de la roca muestra un incremento en la acidificación de la concha y disminuye la transparencia, conduciendo a un contraste más obvio con los parches de color en el ambiente del fondo.

“Los resultados de este experimento fueron sorprendentes debido a que ellos nos muestran que la acidificación del océano puede afectar rápidamente a los crustáceos en cuanto a su morfología y ecología visual” dijo Deheyn.

Referencia (abierto):
Jennifer R. A. Taylor, Jasmine M. Gilleard, Michael C. Allen & Dimitri D. Deheyn. 2015. Effects of CO2-induced pH reduction on the exoskeleton structure and biophotonic properties of the shrimp Lysmata californica. Scientific Reports 5, Article number: 10608 doi:10.1038/srep10608
http://www.nature.com/srep/2015/150601/srep10608/full/srep10608.html