Suecia.- Los antibióticos son usados ampliamente en la crianza de animales para la alimentación humana, con la finalidad de tratar enfermedades e incrementar la productividad. Según algunos estudios de consumo de antibióticos en animales, este sector representa hasta el 80% de las ventas de antibióticos en EEUU.

 

En el caso de la acuicultura, el uso de antibióticos no es extremo aunque algunos estudios pintan una figura diferente. En un estudio publicado por Van Boeckel et al, en la revista estadounidense Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), el uso de antibióticos en la industria acuícola es representado por la producción chilena de salmón (Salmo salar) en el año 2002 y la producción del camarón tigre negro (Penaeus monodon) en Vietnam en el año 2003. Los dos sectores representaron el 24% de la producción global del salmón del Atlántico y el 7% de la producción global de camarón en el año 2013.

Ejemplos erróneos

“Estos dos sistemas son ejemplos extremos, debido a que Chile usa 60 veces más antibióticos comparado con los otros tres principales países productores de salmón juntos” explicó Max Troell, científico del Stockholm Resilience Centre de la Stockholm University.

Junto con sus colegas de WorldFish y de la Wageningen Universit, Troell publicaron una respuesta en la misma revista. Aunque el estudio presentado por Van Boeckel y sus colegas es una evaluación detallada y única del consumo de antibióticos en la ganadería en todo el mundo, la respuesta de Troell provee una figura más actualizada del consumo de antibióticos específicamente dentro del sector de la acuicultura.

“Debido a que el pescado constituye el 17% de la proteína global animal y que casi la mitad se origina en la acuicultura, es importante que tengamos un buen entendimiento sobre los problemas relacionados al uso de antimicrobianos por este sector” destaca Troell.

Limitar el uso de antimicrobianos

“Aunque pequeñas áreas problemáticas persisten, la acuicultura ofrece una fuente de proteína anima con relativamente limitado uso de antimicrobianos” manifestó Patrik Henriksson, primer autor de la repuesta en la revista PNAS.

A pesar de esto, los autores concluyen que la industria de la acuicultura necesita continuar identificando alternativas y mejores prácticas para continuar reduciendo los antimicrobianos.

“Los estándares de certificación para la acuicultura establecidos por la Aquaculture Stewardship Council ayudan a limitar el uso, pero las regulaciones y la capacidad de monitoreo de estas certificaciones también deben cubrir a los pequeños productores que no están sujetos a la certificación” concluyen Troell y sus colegas.

Referencia:
Henriksson, P. Troell, M and A Rico. 2015. Antimicrobial use in aquaculture. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 112, June 2015.
http://www.pnas.org/content/early/2015/06/03/1508952112.extract

Thomas P. Van Boeckel, Charles Brower, Marius Gilbert, Bryan T. Grenfell, Simon A. Levin, Timothy P. Robinson, Aude Teillanta, and Ramanan Laxminarayan. Global trends in antimicrobial use in food animals. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, vol. 112 no. 18, May 2015.
http://www.pnas.org/content/112/18/5649.abstract?sid=a5b385ea-82b6-46c7-b7c4-12915797e3d1