Noruega.- En el año 2014 los científicos de NIFES evaluaron 13 180 peces de cultivos para determinar la presencia de sustancias ilegales e indeseables. Ninguna de las muestras superó el límite máximo.

Cada año el The National Institute of Nutrition and Seafood Research (NIFES) monitorea los peces cultivados en Noruega, en nombre de la Norwegian Food Safety Authority para comprobar que los peces de cultivo para el consumo humano no contienen sustancias contaminantes o farmacéuticas en cantidades que puedan ser peligrosas para la salud. El monitoreo también intenta asegurar que medicamentos ilegales no sean usado en los peces de cultivo. El sistema de control cumple con las directivas aplicables de la UE.

En el año 2014, NIFES examinó 13 180 peces de cultivo, el 90% fueron salmón. Los resultados acaban de ser publicados en un nuevo informe.

“Es seguro comer peces de cultivo noruegos” dijo Rita Hannisdal, científica de NIFES.

Por debajo del límite máximo

Los peces de cultivo se analizan mayormente como muestras combinadas. Cada combinación de muestras comprende cinco peces de una misma jaula, y el resultado se considera que es representativa de cada jaula.

Los contaminantes que NIFES examina en los peces incluyen: dioxinas, PCBs similares a las dioxinas, metales pesados, pesticidas y retardantes de llama bromados.

“Todos los resultados estuvieron por debajo de los límites máximos” destacó Hannisdal.

En lo que respecta a los agentes de desinfección, residuos de emamectina fueron encontrados en dos de 106 muestras combinadas analizadas, sin embargo, ambos resultados estuvieron por muy por debajo del límite máximo de residuo. El mayor medido fue 9.7 ng/g, mientras que el límite máximo aplicables es de 100 ng/g. Además, cipermetrina fue hallada en dos de 34 muestras combinadas analizadas, estos hallazgos estuvieron por debajo del límite máximo residual. El nivel más alto de cipermetrina fue de 11 ng/g, mientras que el límite máximo actual es de 50 ng/g.

Los antibióticos no fueron hallados en las muestras analizadas en el año 2014. Tampoco había residuos de medicamentos utilizados para tratar parásitos intestinales.

Muestra contaminada

En cuanto a sustancias ilegales, residuos de metronidazol se encontraron en los peces de una granja. Metronidazol esta prohibido su uso en animales para consumo humano, incluido los peces de cultivo, y este resultado fue reportado de forma inmediata a la Norwegian Food Safety Authority. Ellos concluyeron que el hallazgo fue causado por muestras que estaban contaminadas antes de llegar a NIFES.

Contacto:
Rita Hannisdal
E-mail:Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Telephone:+4795795468