Un nuevo informe de la WWF revela una alarmante disminución en la biodiversidad marina durante las últimas décadas. Según el “Living Blue Planet Report” de la WWF, las poblaciones de los vertebrados marinos han disminuido en 49%, entre los años 1970 y 2012, con algunas especies declinando en casi 75%.

Además de los peces, el informe muestra fuertes caídas en los arrecifes de coral, manglares y pastos marinos que soportan las cadenas alimentarias marinas y proveen servicios valiosos para las personas. Con más del 25% de todas las especies marinas viviendo en los arrecifes de coral y cerca de 850 millones de personas directamente beneficiándose de sus servicios económicos, sociales y culturales, la pérdida de los arrecifes de coral seria un extinción catastrófica, con consecuencias dramáticas en las comunidades.

Según el informe, los mayores impulsores de estas tendencias decrecientes son los actos humanos, sobretodo la sobre-pesca, destrucción del hábitat y el cambio climático. Aunque el informe presenta un cuadro oscuro de la salud de los océanos, también provee soluciones y oportunidades para cambiar el rumbo. Se destaca la necesidad de proteger los hábitats marinos críticos, gestionar las poblaciones de peces de una forma más sostenible, mejorar las prácticas pesqueras y redireccionar los flujos financieros para apoyar estas necesarias iniciativas.

“La buena noticia es que hay abundantes oportunidades para revertir estas tendencias” dijo Brad Ack, vicepresidente para océanos en WWF. “Detener el mercado negro pesquero, proteger los arrecifes de coral, manglares y otros hábitats críticos de los océanos, y llegar a un acuerdo en Paris para reducir la contaminación por carbono, son acciones buenas para el océano, la economía y las personas. Es tiempo que EEUU y otros importantes actores lideren estas importantes oportunidades”.

El documento “Living Blue Planet Report” esta disponible aquí.