Reino Unido.- Un nuevo estudio publicado en Nature Scientific Reports revela la importancia de los ácidos grasos omega-3 para la salud de los océanos.

La nueva investigación demuestra que los copépodos juegan un papel vital en el mantenimiento de un océano saludable. Ellos obtienen el omega-3 del consumo de las microalgas marinas, que absorben el carbono de la atmósfera.

Los copépodos también son una fuente importante de alimento para las larvas de los peces, por consiguiente, una abundancia de copépodos resulta en un incremento de los peces, además de un océano con mayor capacidad para remover carbono de la atmósfera.

Aunque los copépodo están relativamente bien estudiados, poco se conoce sobre como responderá al cambio climático.

El autor líder del estudio, Dr. Daniel Mayor de la National Oceanography Centre (NOC), dijo “No entendemos completamente por qué los copépodos son tan dependientes de los omega-3, pero nuestro estudio muestran que estos compuestos sustentan la salud del océano”.

Las microalgas que los copépodos consumen, llamadas diatomeas, “florecen” en la primavera. Se cree que el inicio de la floración de las diatomeas es controlado por la longitud del día, mientras que el crecimiento de los copépodos es controlado por la temperatura del agua; en este sentido, el calentamiento global hace que los copépodos sean separados de su fuente de ácidos grasos omega-3.

El estudio expuso a copépodo privados de alimentos para predecir los escenarios de cambio climático y medir sus respuestas usando una técnica llamada “metabolómica” que simultáneamente determina como los animales procesan las grasas, azúcares y proteínas.

El Dr. Ulf Sommer, co-autor del estudio de la University of Birmingham, explicó: “La metabolómica es una herramienta poderosa para evaluar de forma simultánea todas las reacciones bioquímicas que ocurren dentro de un organismo. Ahora somos capaces de mirar el funcionamiento interno de la vida y estamos descubriendo moléculas nuevas en el proceso”.

Los resultados de este estudio mostraron que los efectos del calentamiento del agua de mar y la acidificación sobre los copépodos fueron insignificantes con respecto a los efectos de una reducción en el abastecimiento de alimentos. Por consiguiente, según los científicos, los copépodos parecen ser resilientes a una corta exposición al futuro cambio ambiental, aunque no en el largo plazo debido a que el cambio ambiental podría tener un efecto sobre el abastecimiento de alimento.

Referencia (abierta):
Daniel J. Mayor, Ulf Sommer, Kathryn B. Cook & Mark R. Viant. The metabolic response of marine copepods to  environmental warming and ocean acidification in the absence of food. Scientific Reports 5, Article number: 13690 (2015). doi:10.1038/srep13690
http://www.nature.com/articles/srep13690