Japón.- Un grupo de científicos demostró que medir las cantidades de ADN de peces en agua de mar puede revelar cuantos peces habitan en ese ambiente. El descubrimiento podría facilitar y hacer más efectivos los monitoreos de distribución de peces, y tienen potenciales aplicaciones en el monitoreo a largo plazo.

El grupo liderado por Yamamoto Satoshi, becario de investigación en la Graduate School of Human Development and Environment de la Kobe University, mostró que medir cantidades de ADN de peces en agua de mar puede revelar cuantos peces viven en ese ambiente. Este descubrimiento facilitaría el monitoreo de distribución de peces.

Hasta ahora, la distribución de las especies marinas era calculados usando dos métodos principales: captura del pez y encontrar restos del pez. Sin embargo, estos métodos de monitoreo representan altos costos en tiempo y mano de obra, y se requiere de conocimiento especializado para usar los aparatos de medición.

Por otro lado, ya se encuentra disponible un método para determinar sin el pez objetivo habita cierta área: el análisis del ADN liberado en el agua. El grupo de investigación de Yamamoto dio un paso adicional, probó si es posible descubrir la ubicación del pez y el tamaño de su cardumen mediante la medición del ADN liberado en el ambiente (conocido como ADN ambiental o eDNA).

En junio del 2014, el grupo de investigación liderado por Yamamoto recolectaron muestras de 1 litro de agua de la superficie y del fondo de 47 lugares en la bahía Maizuru, y estimaron la concentración del eDNA de la caballa japonesa usando PCR en tiempo real. Como resultado de la comparación entre la concentración de eDNA en los 47 lugares y la biomasa de caballa japonesa que fue medida de forma simultanea durante la recolección de la muestra de agua usando equipos buscadores de peces, ellos descubrieron que la concentración de eDNA refleja la biomasa de las especies de peces objetivo, y los métodos de análisis de ADN ambiental pueden ser usados para medir cuantitativamente la distribución y el tamaño del cardumen de los peces marinos.

Este método es simple, no se requiere especialistas, y puede ser usado para monitoreos a gran escala en un corto período de tiempo. Estas características también son adecuadas para el monitoreo a largo plazo. El método tiene el potencial de mejorar drásticamente la eficiencia de los monitoreos y la distribución de los recursos marinos.

Referencia (abierto):
Satoshi Yamamoto, Kenji Minami, Keiichi Fukaya, Kohji Takahashi, Hideki Sawada, Hiroaki Murakami, Satsuki Tsuji, Hiroki Hashizume, Shou Kubonaga, Tomoya Horiuchi, Masamichi Hongo, Jo Nishida, Yuta Okugawa, Ayaka Fujiwara, Miho Fukuda, Shunsuke Hidaka, Keita W. Suzuki, Masaki Miya, Hitoshi Araki, Hiroki Yamanaka, Atsushi Maruyama, Kazushi Miyashita, Reiji Masuda, Toshifumi Minamoto, Michio Kondoh. 2016. Environmental DNA as a ‘Snapshot’ of Fish Distribution: A Case Study of Japanese Jack Mackerel in Maizuru Bay, Sea of Japan. PLOS, Published: March 2, 2016. DOI: 10.1371/journal.pone.0149786
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371%2Fjournal.pone.0149786