Reino Unido.- El proyecto ShellEYE, financiado por Biotechnology and Biological Sciences Research Council (BBSRC) y NERC, busca ayudar a los productores de mariscos a gestionar las amenazas de las proliferaciones algales peligrosas y la bacteria Escherichia coli.

Cuando se presentan las proliferaciones algales masivas se presentan, los productores de mariscos se ven obligados a dejar de cosechar; debido a que algunas de microalgas producen toxinas marinas.

El proyecto ShellEye ha reunido a la industria, gobiernos y científicos del Plymouth Marine Laboratory (PML), la University of Exeter, the Centre for Environment Fisheries and Aquaculture Science (Cefas), y la Scottish Association for Marine Science (SAMS). El objetivo del proyecto es desarrollar un sistema de pronóstico basado en el satélite para ayudar a los productores de mariscos a evitar los efectos de las proliferaciones algales para proteger la salud pública, reducir el descarte de alimentos y contribuir a la resiliencia del sistema de alimentos y bioeconomía del Reino Unido.

El Dr. Peter Miller, de PML, lidera el proyecto ShellEye y está feliz por el potencial que tienen los datos de satélite para rastrear las proliferaciones algales en tiempo real, y cómo estos datos pueden ser analizados, simplificados y enviados a los productores en el área.

“Podemos usar imágenes de satélite muy detallados de colores del océano para distinguir cierto tipo de especies de algas, permitiéndonos diferenciar entre algas peligrosas y menos peligrosas” explicó Miller.

La confianza de Miller proviene de un proyecto previo en Escocia con SAMS para ayudar a las granjas salmoneras escocesas a gestionar los riesgos de las proliferaciones algales peligrosas, y él quiere ver si podemos usar los mismo para la industria de la acuicultura de mariscos.

Miller dijo que la industria de mariscos tiene bastante potencial de crecimiento en el Reino Unido. “Pero hay factores ambientales que están frenando esta expansión en el Reino Unido”, dijo el investigador. “Si minimizamos los factores de riesgos de las proliferaciones algales peligrosas y la bacteria E. coli, y proveemos un sistema de alerta temprana, habrán menos desafíos para que las granjas de mariscos crezcan en todo el país”.

Una parte importante de esta protección provendrá de los satélites, los ojos en el cielo que pueden ver el matiz azul del mar y proveer información detallada sobre los procesos dinámicos que ocurren en la superficie de las aguas.

Mayor información del proyecto ShellEye en: http://www.shelleye.org/