Finlandia.- La pesca típicamente remueve los individuos más grandes de una población. Con el tiempo, esto no solo conduce a la reducción en la evolución de los peces, sino que también erosiona la variabilidad de las características naturales en las poblaciones de peces.

Esto fue demostrado en un estudio parcialmente financiado por la Academy of Finland donde los científicos experimentaron con peces cebra. La pérdida del rasgo de variabilidad natural es una observación alarmante, debido a que la variabilidad facilita la viabilidad de la población en ambientes cambiantes.

La remoción intensiva y selectiva de los individuos grandes por los pescadores puede actuar como una fuerza de selección direccional pronunciada, conduciendo a la evolución hacia cuerpos más pequeños. Además de la reducción de la evolución, la pesca también puede reducir la variación del tamaño y el crecimiento entre los individuos. Preservar la variabilidad es importante: una población que mantiene una variación es menos susceptible a ambientes cambiantes y perturbaciones catastróficas. Por ejemplo, cuando la disponibilidad de alimentos es baja, los individuos que crecen lentamente sobrevivirán mientras que los individuos que crecen rápido morirán de hambre. Por lo tanto, las poblaciones que se componen de individuos que crecen a un ritmo diferentes estarán mejor en ambientes fluctuantes.

El estudio experimental, realizado por un equipo internacional de científicos se concentró en el efecto de la captura selectiva por tamaño en la variación del tamaño del cuerpo.

“Hemos estudiado los efectos evolutivos de la captura basada en el tamaño por bastante tiempo” dijo la científica postdoctoral Silva Uusi-Heikkilä de la University of Turku.

Las poblaciones experimentales de peces cebra fueron capturados selectivamente para el tamaño durante cinco generaciones después de lo cual la captura se detuvo por seis generaciones. Los científicos encontraron consistentes diferencias en la variación del tamaño del cuerpo de las poblaciones de peces cebras capturados.

“La captura de peces más grandes condujo a la menor variación del tamaño comparado a la estrategia de captura donde se protegió a los peces más grandes” dijo Uusi-Heikkilä. “Estos resultados resaltan el rol de la variabilidad en la dinámica biológica” dijo la científica Anna Kuparinen.

La disminución de la variación de tamaño por la pesca puede tener serias consecuencias para la resiliencia y recuperación de las poblaciones de peces explotadas. Esto puede afectar negativamente la capacidad de la población para amortiguar los cambios ambientales, disminuye la tasa de rebote evolutivo y, en última instancia, reduce la velocidad de recuperación de la sobrepesca.

“La gestión pesquera sostenible no sólo debe gestionar la abundancia de las poblaciones de peces, sino también la variabilidad dentro de una población” dijo Uusi-Heikkilä.

El estudio fue realizado con la colaboración de la University of Turku (UTU), the University of Helsinki (HY), Åbo Akademi University (ÅA) y Leibniz-Institute of Freshwater Ecology and Inland Fisheries (IGB).

Referencia:
Silva Uusi-Heikkilä, Kai Lindström, Noora Parre, Robert Arlinghaus, Josep Alós, Anna Kuparinen. 2016. Altered trait variability in response to size-selective mortality. Biology Letters. DOI: 10.1098/rsbl.2016.0584
http://rsbl.royalsocietypublishing.org/content/12/9/20160584