Noruega.- Las partículas diminutas de plástico, llamadas microplástico, están en cualquier lugar. Un equipo internacional de científicos están investigando cuán tóxicos son el microplástico para organismos marinos como el plancton, cangrejos y peces, y para determinar si el plástico se acumula en la cadena alimentaria.

Anualmente, cerca de 300 millones de toneladas de plástico son manufacturados en todo el mundo y, de acuerdo a la Norwegian Environment Agency, la producción está creciendo. El problema con el plástico, comparado con los desechos de papel y alimentos en el mar, no se descomponen, se acumulan en el ambiente. Con mayor exactitud, una botella de plástico en el mar se va quebrando gradualmente con el tiempo, pero solo genera otro problema, las invisibles partículas de plástico conocidos como microplásticos.

“Para nosotros con familiars las fotos de aves muertas con fragmentos de plástico en sus estómagos, pero somos conscientes de que ellos también han ingerido microplástico” dijo Andy Booth, científico especialista en tecnología ambiental marina de SINTEF, al medio Gemini. “Conocemos poco sobre sus impactos y cuán tóxicos son los microplásticos para los peces y otros animales” manifestó el científico.

Booth es administrador del proyecto de investigación llamado Plastox, que incluye a 15 socios de 12 países europeos.

“Por ejemplo, ¿Qué le pasa a un bacalao que ingiere microplásticos y cuánto se requiere antes de que el pez cambie su comportamiento? y ¿Se mezcla el microplástico con otras sustancias que son peligrosos para los peces?” preguntó Booth.

Impactos en la perca

Booth destaca que el interés en los microplásticos está creciendo rápidamente. Él ha participado como conferencista en las Naciones Unidas en New York y en el Parlamento Europeo en Bruselas.

El científico informó que los resultados de los primeros estudios, que evaluaron si los microplásticos eran peligrosos para los organismos fueron publicados en el 2012. Pero el estudio más detallado fue publicado en Nature este año. Científicos suecos evaluaron como el microplástico impacto sobre las percas, y encontraron que pocos huevos eclosionan en peces. Los peces también fueron menos activos y nadaron con menor vigor.

“Los resultados del estudio sueco son significativos” dijo Booth. “Fue el primero en demostrar que el microplástico puede impactar en la salud de los peces”. El científico manifestó: “Como parte del proyecto Pastox también evaluará si el microplástico puede acumulars en la cadena alimentaria de igual forma que sustancias como el mercurio”.

¿De dónde proviene el microplásticos?

Los microplásticos provienen de dos fuentes principales. La principal fuente es partículas diminutas de plástico de menos de 5 mm en diámetro que son usados como aditivos en productos como cosméticos, cremas dentales y textiles. Las plantas de purificación de agua no están equipadas para filtrar partículas muy pequeñas. La otra fuente es la formación de diminutas partículas de plástico después de la prolongada descomposición de productos de plástico descartados.

Cuando Booth habla sobre el proyecto Plastox, muestra su preocupación sobre lo que no conocemos acerca de los microplásticos. De hecho, la finalidad de este proyecto de largo alcance es cerrar la brecha de conocimiento. El principal objetivo es determinar si los microplásticos son tóxicos o peligrosos para un grupo de organismos marinos europeos, desde el plancton a los cangrejos, a mejillones y peces.

Plásticos en cualquier lugar

Mientras que conocemos muy poco sobre los efectos peligrosos del microplástico, conocemos bastante sobre donde encontrarlos. La investigación durante la última década ha mostrado que ellos están alrededor nuestros y en los peces y otros animales.

“El plástico y microplástico están en cualquier lugar,  desde la silla donde estás sentado hasta nuestras PC. Los microplásticos también existen como polvo fino de fibras traídas por el aire. “Muchos están preguntando cómo el microplástico afecta a las personas, pero la verdad es que estamos completamente en la oscuridad” dijo Booth.

La necesidad de estandarizar metodologías

Un problema que enfrenta la investigación de microplástico es la falta de una buena definición de qué es microplástico realmente. Ellos son partículas de polímeros menores de menos de 5 mm en diámetro. Los polímeros son usados como materia prima no solo en los plásticos, sino también en pegamentos, elastómeros, fibras, adhesivos, pinturas y barnices.

Además, actualmente no existen métodos estandarizados para medir la presencia de microplástico de la misma forma como lo hemos hecho para sustancias tales como productos químicos.

“Nuestro objetivo es desarrollar enfoques estandarizados que hagan más fácil la comparación de los datos” destacó Booth. “Tenemos que encontrar la manera de medir el microplástico” concluye el científico.

Contacto:
Andrew Booth
Phone: 930 89 510
Mobile: 930 89 510
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
SINTEF Materials and Chemistry
Trondheim