Pontevedra, España.- Estudio destaca que para los delfines, y las otras especies de depredadores, las piscifactorías se ha convertido en una fuente de alimento "fácil de encontrar y de capturar", comparado con la búsqueda y captura de peces silvestres en otras zonas costeras.

Debido a que la piscicultura marina intensiva sigue incrementándose e intensificando, su dependencia e impacto sobre el medio marino continuará expandiéndose. La existencia de piscifactorías en el mar provoca que muchas especies silvestres de peces se concentren en sus proximidades, y con ello cambios en la distribución de sus depredadores. En este sentido, el número de conflictos relacionados a la interacciones entre los depredadores/acuicultura se ha incrementado en los últimos años.

Hasta la actualidad, las interacciones entre las especies de mamíferos y las aves con la acuicultura de los peces criados en jaulas no han sido documentadas en una escala temporal de largo plazo en las aguas del Mediterráneo.

El estudio, elaborado por Bruno Diaz Lopez, director del Bottlenose Dolphin Research Institute (BDRI), presenta por primera vez los cambios observados a lo largo de una década, en la presencia de delfines y aves marinas en las proximidades de una piscigranja.

Bruno realizó observaciones durante 99 meses de estudio, desde el año 2004 al 2013, en una granja de dorada (Sparus aurata) y lubina (Dicentrarchus labrax) en la costa noreste de Sardinia (Italia) en el mar Mediterráneo.

“Los resultados del presente estudio muestran como especies de cetáceos (como el delfín mular) y  de aves marinas (como las gaviotas patiamarillas, los cormoranes moñudos y las garzas reales), interaccionan de forma regular con las actividades de la industria. Todas estas especies son consideradas como un problema para la acuicultura ya que potencialmente pueden capturar los peces cultivados en dichas granjas” reporta Diaz.

Él destaca que “Aunque los delfines mulares y las garzas reales no son las especies más comunes, existe un aumento gradual de su presencia a lo largo de los años. En particular se ha podido observar como los delfines mulares han ido "aprendiendo" a sacar provecho de las actividades llevadas a cabo por la industria como lo son la captura del pescado cultivado”.

El estudio destaca que para los delfines, y las otras especies de depredadores, la piscifactoría se ha convertido en una fuente de alimento "fácil de encontrar y de capturar", comparado con la búsqueda y captura de peces silvestres en otras zonas costeras.

“Durante este estudio se pudo observar como con el paso de los años algunos ejemplares de delfines identificados se convierten en visitantes regulares de la piscigranja llegando a alimentarse de las lubinas y doradas que descartaban los trabajadores del vivero” informa Diaz.

Referencia (abierto):
Díaz López, B. (2017), Temporal variability in predator presence around a fin fish farm in the Northwestern Mediterranean Sea. Mar Ecol, 38: n/a, e12378. doi:10.1111/maec.12378
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1111/maec.12378/full
http://www.thebdri.com/es/resources/downloads/DiazLopez2017a.pdf