Noruega.- Uno de las principales investigadores de Skretting ha criticado las conclusiones de una investigación de NIFES que indica que los salmones alimentados con dietas vegetarianas sufren un gran riesgo de ataque al corazón.

Las pruebas reportadas en el artículo de investigación titulado “Salmon can get too fat” mostraron que el salmón no acepta bien la dieta vegetariana, el artículo fue publicado en la British Journal of Nutrition.

En las pruebas, los salmones fueron alimentados con una dieta donde el 70% del aceite de pescado fue reemplazado con aceite vegetal y el 80% de la harina de pescado con proteínas vegetales, durante un período de doce meses.

Grethe Rosenlund, investigadora principal de Skretting dijo en una entrevista con la página web noruega Kyst.no, que ella cree que los hallazgos no son validos para la dietas comerciales de peces actuales.

Rosenlund explicó: “El artículo concluye que 'las pruebas de alimentación mostraron que el salmón no se beneficia de los vegetales', sin embargo, las dietas comerciales actuales usualmente contienen 16-17% de aceite de pescado y alrededor de 20% de harina de pescado, los cual es ligeramente menor a lo establecido hace algunos años. Y el porcentaje de ingredientes no marinos se encuentra por encima del 50%”.

“La prueba de NIFES se refiere hace varios años y muestra lo que puede pasar si la composición de los nutrientes no es lo correcto. Participamos de estas pruebas, y aprendimos de los hallazgos” dijo Rosenlund.

Por consiguiente, ella cree que este artículo da una impresión equivocada sobre la realidad actual.

“Los ingredientes no son lo importante, son los nutrientes. Mediante la compensación de los ingredientes vegetales, generalmente no se tiene una óptima composición de nutrientes, a través de lo que denominamos MicroBalance hemos desarrollado un alimentos que da los problemas que NIFES informa en sus pruebas” mencionó Rosenlund. Sin embargo, ella enfatiza que la investigación de NIFES es muy importante.

“Constantemente debemos empujar los límites y por lo tanto, tenemos que probar que trabaja y que no. Así es como hemos salido adelante en el mundo. Un ejemplo de esto es el problema que dio la soja en las primeras pruebas, pero que han sido superados a través de la investigación, de modo que un porcentaje más alto de soja ahora puede ser usado en la alimentación de salmones “ indicó Rosenlund.

La investigadores dijo que el desarrollo del conocimiento que puede reducir la dependencia en las materias primas marinas en el alimento del salmón es necesario para asegurar el crecimiento sustentable en la industria del salmón. La prueba en NIFES es una de las muchas pruebas que contribuyen a este desarrollo de conocimiento y el cual es incluido en evaluaciones adicionales antes que se hagan los cambios en las dietas comerciales.

“En las pruebas hemos mostrado que podemos reducir el contenido de materias primas vegetales más de lo que tenemos en la actualidad, sin causar problemas. Solo debes asegurarte que el salmón obtenga los nutrientes correctos, y luego si estos materiales son vegetales o no” dijo Rosenlund.