Noruega.- La digestión de las proteínas en salmón y truchas, de dietas basadas en insumos vegetales, funciona mejor con la inclusión de sales ácidas en combinación con una alta temperatura durante el proceso de extrusión. Esto ha demostrado la tesis doctoral de Thea Morken de Aquaculture Protein Centre.


Algunos ingredientes vegetales pobremente procesadas tienen un bajo valor nutricional debido a la estructura de sus proteínas, la cual esta parcialmente “no disponible” para las enzimas digestivas, y debido a su contenido de anti-nutrientes. Las altas temperaturas durante el procesamiento de la dieta incrementa la accesabilidad de las proteínas vegetales para las enzimas digestivas y inactiva ciertos anti-nutrientes lábiles al calor. Por consiguiente, durante el procesamiento, el calor es beneficioso, pero por el contrario el exceso de calor puede dañar las proteínas y reducir el valor nutricional de las dietas.

También se conoce que la adición de algunas sales ácidas incrementan la digestibilidad de los nutrientes de ingredientes vegetales en las dietas de los peces.

Combinación provee un incremento de la flexibilidad

El estudiante PhD The Morken de la Aquaculture Protein Centre (APC) en Noruega examinó si la combinación de la temperatura alta y las sales ácidas incrementan el valor nutricional de los ingredientes vegetales, que si se aplican de forma separada. La hipótesis fue las sales ácidas protegen la proteína del daño inducido por el calor durante el procesamiento.

Los resultados muestran que la inclusión de sales ácidas en la dieta, previo al procesamiento a temperaturas superiores a 150 oC en el extruidor mejoran la digestibilidad de la proteína y las grasas en el salmón del Atlántico y la trucha arco iris.

La inclusión de sales ácidas también mejora la calidad física de la dieta, debido a que el pellet se vuelve más fuerte y produce menos polvo. Aunque las sales ácidas parecen tener un efecto positivo en la dieta, los resultados son inconsistentes. Las razones aun no quedan claras.

Proteína de cebada y soja

Morken uso diferente métodos de procesamiento de los insumos en la dieta y probó las propiedades físicas y químicas del alimento. Para producir el alimento, ella usó la extrusión, expansión y el autoclavado. Para mapear el efecto del tratamiento sobre la digestibilidad, Morken empleó al salmón del Atlántico, trucha arco iris, mink, en modelos in vitro y nuevos métodos químicos. Las fuentes de proteínas estudiadas fueron concentrado de proteína de cebada, soja entera y harina de soja sin grasa.

Thea Morken defendió su tesis “Upgrading plant ingredients in feed for salmonids by thermo-mechanical treatment and acid salts” el 4 de noviembre.