BALTIMORE, EEUU.- Investigadores del Institute of Marine and Environmental Technology informaron que han desarrollado una dieta vegetal para lubina, cobia y dorada. Además, en las pruebas de sabor no se encontraron diferencias entre los peces criados con una dieta vegetal y los peces criados con dietas basados en harina de pescado.

Ambas dietas contenían aceite de pescado, pero los investigadores también criaron peces con una dieta vegetariana usando trigo, maíz, soya y harina de microalgas para reemplazar el aceite. De acuerdo con Aaron Watson, un estudiante de postgrado del instituto, dijo que esto incrementa la posibilidad de desarrollar una acuicultura de peces marinos carnívoros libres de harina y aceite de pescado.

“Si queremos que la acuicultura se expanda, necesitamos encontrar alternativas” dijo Watson.

La acuicultura, por primera vez este año, representa más de la mitad de los alimentos de origen acuático consumidos mundialmente y se espera que siga creciendo con el incremento de la demanda, dijo Tom Pickerell, administrador científico de Seafood Watch, un programa de la Monterey Bay Aquarium que provee recomendaciones  sobre el consumo de alimentos de origen acuático.

“Esto es realmente planificar el futuro. Si queremos duplicar o triplicar la cantidad de la producción acuícola, debemos buscar caminos alternativos” para alimentar a los peces de cultivo, manifestó Pickerell.

Más de un cuarto de todo el pescado capturado en el 2008 fue usado para productos no alimenticios, principalmente para la producción de harina y aceite de pescado para los animales de cultivo, según la Food and Agriculture Organization (FAO) de las Naciones Unidas.

Una gran parte de la harina y aceite de pescado usado para alimentar a los peces de cultivo es elaborado de peces pequeños, como el menhaden, un filtrador que se alimenta de microalgas y juega un importante rol ecológico en la salud de los cuerpos de agua como la bahía Chesapeake. Este no solo ayuda a limpiar el agua, también provee alimento para especies más grandes.

El menhaden también es procesado para obtener capsulas de aceite de pescado con un alto contenido de ácidos grasos omega-3, que son populares por sus beneficios para la salud. Watson dijo que la harina de microalgas en la dieta vegetariana también provee aquellos aceites saludables a los peces.

Muchos grupos en todo el mundo vienen trabajando en el problema, y las microalgas es una de las principales áreas en donde se viene investigando como un alimento alternativo, dijo Pickerell.

Además de encontrar alimentos sustitutos, otros vienen estudiando la denominada policultivo, la crianza de especies múltiples juntos para reducir los desechos e incrementar la producción, dijo Anamarija Frankic, Director de la Green Boston Harbor Project en la University of Massachusetts y profesor de gestión de los ecosistemas costeros.

Mientras que las pruebas demostraron que los peces criados en base a una dieta vegetal y de microalgas tienen el mismo nivel de grasas saludables para el corazón como los peces silvestres, la dieta vegetariana también podría ayudar a la comercialización debido a que los peces crecen en sistemas aislados y tienen niveles muchos menores de contaminantes, como el mercurio, que los peces silvestres, dijo Watson.

La harina de microalgas ya viene siendo usado como un aditivo para la alimentación del camarón de salmuera (Artemia) y otros organismos pequeños, que luego son usados para alimentar a los peces de cultivo cuando son pequeños. La única limitante es que la harina de pescado es un poco más caro, agregando cerca de 50 centavos al costo por kilogramo de alimento, el cual cuesta entre $1.40 a 3.20/kg dependiendo del proveedor y la mezcla, dijo Watson.

Los peces alimentados con dietas que contenían harina de pescado, y vegetales y aceite de pescado, fueron probados en el Center for Food Science and Technology en la University of Maryland-Eastern Shore en Princess Anne.

“La primera pregunta que quisimos responder es si las personas puede discernir la diferencia, ya sea en su aspecto, sabor, olor, textura o sensación en la boca, y parece que ellos no pueden hacerlo” dijo Thomas Rippen, especialista en tecnología de alimentos de origen acuático de UMES.

Watson dijo que viene trabajando en su tesis doctoral y que no existen planes inmediatos para realizar más pruebas a los peces cultivados con dietas totalmente vegetarianas. Pero él espera que más pruebas de sabor se realicen en el futuro.