Noruega.- Los experimentos realizados por NIFES han demostrado que los salmones alimentados con dietas que contienen un bajo contenido de ácido grasos omega-3 marinos contienen más DHA que la proveída por la dieta. El DHA es un importante ácido graso omega-3 marino.

La dieta del salmón de cultivo se ha basado tradicionalmente en insumos marinos, en la forma de harina y aceite de pescado. Sin embargo, los recursos marinos no son suficientes para satisfacer el crecimiento esperado de la industria de la acuicultura, y los productores de dietas tienen que encontrar fuentes alternativas en el mundo vegetal.

“Cuando hay un volumen grande de ácidos grasos omega-3 marinos en sus dietas, el salmón los usa como fuente de energía, pero cuando los niveles son bajos, ellos los almacenan y pueden incluso producir más. En este estudio, encontramos que el salmón produce sus propios ácidos grasos omega-3 en base a los omega-3 de las plantas” dijo la científico de NIFES Monica Sanden.

“Hemos encontrado que el cuerpo de los peces contiene más DHA que lo proveído por la dieta, lo que significa que los peces tenían una producción neta de DHA”.

El experimento dividió el salmón en grupos que fueron alimentados con cuatro dietas diferentes durante todo un año. Las dietas contenían diferentes mezclas de insumos de plantas y marinos. En la dieta más extrema, los científicos diseñaron un dieta en el cual el 80% de la harina de pescado fue reemplazado por proteína de plantas, y el 70% del aceite de pescado por aceites vegetales. Durante tres meses, cada pescado produjo 800 mg de DHA. La European Food Safety Authorities (EFSA) recomienda una asimilación diaria de 250 mg de EPA y DHA para las personas sanas.

“El nivel de ácidos grasos marinos omega-3 en la carne del salmón es mucho menor cuando los peces son alimentados con dietas basadas en insumos de plantas. Pero nuestro estudio ha mostrado que este sería suficiente para satisfacer los requerimientos del consumidor basados en las recomendaciones de EFSA. Una porción de 150 g de salmón de este experimento nos proporciona 1400 mg de EPA y DHA, lo cual es seis veces lo recomendado para estos ácidos grados” dijo Sanden.

Reference: 
Monica Sanden, Ingunn Stubhaug, Marc H. G. Berntssen, Øyvind Lie and Bente E. Torstensen, Atlantic Salmon (Salmo salar L.) as a Net Producer of Long-Chain Marine ω-3 Fatty Acids. J. Agric. Food Chem., 2011, 59 (23), pp 12697–12706.

Contacto:
Monica Sanden
Phone:  +47 41462793     
E-mail: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.