VALENCIA, España (Europa Press).- Un equipo de profesores e investigadores de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica y del Medio Natural (ETSIAMN) de la Universitat Politècnica de València (UPV), ha desarrollado un pienso seco único en Europa capaz de alimentar a pulpos en cautividad. Este pienso está destinado a producir pulpos en acuicultura de una manera "económica", lo que llevaría a incrementar la cantidad de pulpo en el mercado, según ha informado la escuela en un comunicado.

El equipo de ingenieros de la ETSIAMN que está desarrollando este proyecto, coordinado por la profesora Ana Tomás y el profesor Miguel Jover del Instituto de Ciencia y Tecnología Animal, ha creado un pienso seco similar al alimento que toman los peces, pero con ingredientes y textura diferente. Tras varios años de estudio, los investigadores han conseguido, por primera vez en Europa, que los pulpos coman y crezcan en cautividad siendo alimentados con pienso seco.

Según ha explicado Ana Tomás en un comunicado, "hasta ahora solo se había conseguido que los pulpos probasen el alimento y que mantuviesen el peso, pero nunca antes habían engordado tomando pienso seco extrusionado. Aunque de momento los pulpos están engordando a un ritmo más bajo que cuando comen el alimento natural, hemos conseguido un gran hito en la alimentación de estos animales".

"GRANDES BENEFICIOS"

Gracias a este nuevo pienso seco, que ahora los investigadores deben mejorar, "se podrán aportar grandes beneficios a las empresas de acuicultura, a las de fabricación de piensos, y a la sociedad en general, ya que cuando en un futuro el pienso se mejore y se llegue a comercializar, podremos encontrar en el mercado mayor producción de pulpos", ha manifestado Tomás.

Para llevar a cabo este estudio, que ahora culmina con este resultado, el equipo de investigadores diseñó un pienso con distintas mezclas de ingredientes para poder favorecer la aceptación de las dietas por parte de los pulpos, a base de harina de pescado, harina de krill, gelatina y otros.

Este proyecto ya realizó una primera fase en el año 2009 en la que los pulpos fueron alimentados con pienso seco para peces. "En esta primera fase, los pulpos manipularon el alimento, lo comieron un poco, pero no les gustó y no llegaron a engordar. Por ello, hemos diseñado este nuevo pienso. Uno de los problemas que tuvimos con el anterior es que el pulpo lo deshacía y sifonaba mientras comía perdiéndose gran parte del alimento en el agua. Con el nuevo pienso, hemos solucionado este problema", ha indicado Tomás.

Además, en la anterior fase del proyecto, el espacio en el que se mantuvo a los pulpos mientras se llevaba a cabo el estudio fue reducido, lo que provocó también que el pulpo no estuviera a gusto y no se alimentase bien. En esta fase del proyecto, también se ha solucionado este problema, colocando a cada pulpo por separado en sus propias cubetas, con espacio suficiente. En la actualidad, se están desarrollando ensayos de adaptación de pulpos en el mar para poder llevar a cabo en este medio las futuras pruebas de nutrición.

PECULIARIDADES DE LOS PULPOS

El pulpo es un animal "muy difícil" de criar en piscifactoría por las peculiaridades propias del animal. Según explican los expertos, son animales "extremadamente inteligentes, selectivos y con capacidad de aprendizaje", todo ello dificulta los estudios realizados con pulpos, ya que se trata de animales que detectan el sabor "con todo su cuerpo y si un alimento no les gusta, no lo comen".

Es más, los investigadores señalan que los pulpos prefieren no comer algo que no les gusta, ya que tienen la capacidad de autoconsumirse. Otra peculiaridad es que si están siempre en el mismo espacio, se aburren y tampoco comen, por lo que la cría en cautividad y los estudios con ellos, a veces pueden resultar complicados.

Por ello, los investigadores recomiendan la cría del pulpo en jaulas dentro del mar, donde el pulpo está en su hábitat y además, mantiene el agua siempre limpia, ya que el hecho de que el agua no esté lo suficientemente limpia, también hace que el pulpo pueda no comer por no sentirse a gusto.

En este sentido, los expertos que están llevando a cabo este estudio destacan que los pulpos excretan amoniaco en elevadas cantidades, por lo que el agua donde vive se contamina y hay que depurarla de manera exhaustiva.

Este estudio pionero de la ETSIAMN se enmarca en un proyecto nacional JACUMAR, financiado por la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación de la Generalitat, de producción del pulpo, en el que otros equipos están centrando sus investigaciones en otros aspectos como la reproducción o la alimentación de las larvas.