MANAUS, Brasil.- La utilización de plantas medicinales para mejorar las condiciones de salud de los peces de crianza en piscicultura es el tema de las investigaciones desarrolladas por la Embrapa Amazônia Ocidental (Manaus-AM), unidad de la Empresa Brasileira de Pesquisa Agropecuária.

Las plantas como ajo, vid, clavo de olor y albahaca vienen siendo probadas para el desarrollo de tecnologías que mejoren la sustentabilidad ambiental de la actividad. Estas soluciones están siendo probadas para las buenas prácticas de manejo en piscicultura,  que puedan reducir los riesgos ambientales en la producción de pescado y prevenir daños a la salud humana.

La propuesta de esta investigación con plantas medicinales es proporcionar alternativas naturales para sustituir los productos químicos que tienen potencial toxico cuando son utilizados en la piscicultura. Un ejemplo de la utilización de los productos naturales para el manejo de peces es el eugenol, una sustancia extraída del clavo de olor y también de algunas plantas nativas de a Amazonia.

El investigador de Embrapa Amazônia Ocidental, Luiz Inoue, desarrolló investigación en varias plantas que fueron probadas como anestésico de peces y para minimizar los problemas en el transporte de estos animales, principalmente de gamitana (cachama, tambaqui) y mantrinxã, peces originarios de la Amazonía y que son cultivados en varias regiones del Brasil.

“Durante el manejo, los peces se pueden golpear y, consecuentemente, esto puede favorecer la manifestación de enfermedades y la muerte de animales, algunos días después” explicó el investigador. “El uso de anestésicos naturales reduce el movimiento excesivo de los animales o el estres de los peces, incrementando las oportunidades de éxito de la práctica de manejo, eliminando el riesgo de intoxicación del trabajador o de los animales” explicó. Este estudio fue parte del proyecto de Embrapa, con apoyo de CNPq.

Otra investigación evaluó los efectos medicinales del ajo y de la vida para la prevención de enfermedades de la gamitana cuando es criado en jaulas. La investigadora de Embrapa Amazônia Ocidental, Cheila Boijink, explica que la diseminación de problemas relacionados a la salud de los peces en las estaciones de piscicultura está relacionado con las mayores densidades de peces, que las encontradas de forma natural en los ríos o lagos. En estas condiciones, los peces son afectados por microorganismos parásitos oportunistas, debido a esto los productores vienen incrementando el uso de químicos para el control y prevención de enfermedades.

La preocupación con respecto a los riegos de intoxicación a los consumidores y la contaminación de los cuerpos de agua motivó la investigación para buscar alternativas en las plantas medicinales. La investigadora también evalúa el uso de inmunoestimulantes naturales presentes en el ajo y la vida, para incrementar la actividad del sistema de defensa de los peces y protegerlos contras las enfermedades infecciosas y parasitarias.

Los estudios relacionados a los sistemas de cultivo con las plantas medicinales y extractos fitoterápeuticos son conducidos por el investigador de Embrapa Amazônia Ocidental, Francisco Célio Chaves. “La propuesta del uso de productos naturales con conocidas características medicinales parece ser una alternativa interesante para amenizar estos problemas, proporcionando una mejor calidad de pescado, libre de productos químicos” afirmó la investigadora Cheila Boikink, del área de fisiología y sanidad de los peces.