EEUU.- La acuicultura es la forma de producción de alimentos de más rápido crecimiento en el mundo y un componente vital de nuestro abastecimiento de alimentos. Pero la creciente demanda de la industria por dietas para peces, los cuales son derivados principalmente de poblaciones silvestres o peces pequeños como las anchovetas y sardinas, pronto superarán la oferta.

¿Podemos reemplazar los peces silvestres en las dietas de los peces de cultivo para que la industria continúe creciendo de forma sustentable? Investigadores de National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA) y el US Department of Agriculture (USDA) vienen trabajando en este problema y acaban de liberar el informe “The Future of Aquafeeds” en donde detallan su progreso.

Los peces no comen peces

La mayor parte de peces que las personas prefieren consumir (atún, salmón y lubina) se alimentan de peces pequeños y mariscos en la naturaleza. Las dietas acuícolas tradicionales se basan en harina y aceite de pescado que imitan esa dieta natural. Pero resulta que, cuando se crían en granjas, los peces carnívoros no necesitan comer pescado.

De acuerdo con el Dr. Michael Rust, administrador del Aquaculture Research Program en el Northwest Fisheries Science Center de NOAA: “Todos los peces (carnívoros, herbívoros u omnívoros) requieren cerca de 40 nutrientes en la tasa correcta. No es problema para la salud de los peces de donde vienen los nutrientes. Mediante la incorporación de algas marinas, desechos del procesamiento de pescado, y una variedad de productos vegetales, podemos formular dietas de peces de alta calidad sin depender de los peces silvestres”.

Los científicos viene trabajando por años para sustituir los ingredientes en las dietas acuícolas. Pero la NOAA-USDA Alternative Feeds Initiative ha acelerado este progreso apoyando a los científicos federales y sus socios en la academia y la industria. “Estamos en el punto en el cual sustituir la harina y aceite de pescado es una opción viable creciente” destacó Rust.

La necesidad por alternativas

Esta opción no puede darse pronto, debido a que la poblaciones silvestres de peces pequeños usados para producir las dietas de peces están sujetas a un incremento de la demanda de una variedad de fuentes. Un indicador es el precio de la harina de pescado, el mismo que casi se ha triplicado entre el 2002 y 2010. Los límites ecológicos también se aplican. Los peces forraje usados en la harina de pescado juegan un importante rol en los ecosistemas marinos debido a que soportan valiosas poblaciones comerciales de peces silvestres como el atún y pez espada, así como a mamíferos marinos y otras formas de vida marinas.

El desafío es desarrollar una dieta acuícola económicamente viables que mantenga la calidad nutricional de los alimentos de origen acuático de cultivo. Los peces son considerados un “super alimento” en parte debido a que son ricos en ácidos grasos omega-3. Estos compuestos sólo alcanzarán el plato de los consumidores si ellos están presentes en las dietas usados en las piscigranjas.

La colaboración genera resultados

The Future of Aquafeeds resaltan los hallazgos claves y recomendaciones, e incluye siete estudios que demuestran como esto pueden ser alcanzados. En uno de ellos, los investigadores desarrollan métodos mejorados para procesar las macroalgas en dietas para peces. En otro, los investigadores refinan métodos para manipular los subproductos del procesamiento del pescado, con finalidad de producir harina de pescado y reducir los desechos.

“Esto podría sonar simple; pero estos avances en la investigación representan un paso importante hacia la capacidad de la acuicultura para satisfacer la creciente demanda por alimentos de origen acuático” destacó Rust.

The Future of Aquafeeds fue el producto de dos paneles de expertos que examinaron las implicaciones económicas, salud humana, ambiental y practicas de varias dietas alternativas. Científicos extranjeros y nacionales con conocimientos en salud humana, agricultura, procesamiento de alimentos de origen acuática, servicios ecosistemicos, nutrición de peces, fisiología, economía y biocombustibles participaron en los paneles.

Hallazgos claves del informe:
a. La harina y aceite de pescado no son nutricionalmente necesarios para que los peces de cultivo crezcan, lo que significa que incluso los peces carnívoros pueden ser alimentados con dietas que no contienen ingredientes a base de pescado. La acuicultura esta entre las formas más eficientes para producir proteína animal de alta calidad y para consumo humano.

b. Los efectos medioambientales netos de la producción y el uso de dietas alternativas deben ser consideradas. Algunas opciones incluyen la recuperación y utilización de los residuos del procesamiento de la pesca y animales terrestres, los subproductos de la producción de biocombustibles, y numerosos cultivos terrestres utilizados actualmente para la producción de animales terrestres.

c. Las soluciones deben ser costo-efectivas. Ya viene ocurriendo cambios en la industria de las dietas. Debido a que los precios de la harina y aceite de pescado se incrementan, la industria de las dietas esta desarrollando y usando otras fuentes de proteína y grasas.

d. Todo se reduce a un par de nutrientes claves. La demanda por ácidos grasos omega-3 de cadena larga para consumo humano directo y como ingredientes de las dietas probablemente se incremente mas allá de la cantidad disponible de recursos marinos.

Descargar: “The Future of Aquafeeds”.